Actualizado 13/05/2010 15:21 CET

Los enfermos mentales fuman hasta cuatro veces más que la población general, según expertos

BARCELONA, 13 May. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes con problemas mentales fuman entre dos y cuatro veces más que la población general y les cuesta más dejar el tabaco, lo que conlleva el padecimiento de mayores problemas de salud, según señalaron hoy expertos reunidos en las IX jornadas que organiza la Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo (SEDET).

En declaraciones a Europa Press, el jefe de la Unidad de Conductas Adictivas del Servicio de Psiquiatría del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona y miembro de la Sedet, Eugeni Bruguera, señaló que debido a ello los enfermos mentales presentan una pérdida de años de vida superior a la población en general, en la mayoría de los casos por culpa del tabaco.

Bruguera apuntaló los datos aportados con la certeza de que en el caso de los adictos a la heroína y a la cocaína el porcentaje de adictos al tabaco se sitúa en el 90 por ciento, mientras que entre los alcohólicos la principal causa de muerte es el cáncer de pulmón, por delante de enfermedades relacionadas con el hígado.

El seminario monográfico 'Consumo de tabaco y patología psiquiátrica' servirá de introducción a la reunión de este viernes y sábado, en la que alrededor de 150 expertos de España revisarán las características de la asociación entre consumo de tabaco y patologías como la depresión, la esquizofrenia, la adicción a las drogas e incluso su relación con el suicidio.

En este sentido, Bruguera especificó que las tasas de suicidio son cuatro veces superiores entre los fumadores, y aunque no se trate de una relación de causa-efecto, apuntó el detalle de que entre los fumadores las tasas de depresión son más altas.

El experto aseguró que independientemente de la situación de los enfermos psiquiátricos, "pueden dejar de fumar y hay que ayudarlos" para que lo hagan, mediante el tratamiento combinado de fármacos y psicoterapia. A pesar de ello, los medicamentos para abandonar el tabaco no están incluidos en la cartera de la sanidad pública, y el hecho de que buena parte de los enfermos mentales presenten dificultades económicas complica el éxito de la medida, apuntó.

Bruguera añadió que es "importante" que los psiquiatras hagan de la adicción al tabaco un "tema prioritario", puesto que aunque se trata de una causa de muerte importante, no acostumbra a tratarse.