Publicado 14/01/2022 12:09

Las enfermedades cardiacas provocan una disfunción cerebral temprana y triplican la proteína clave del Alzheimer

Archivo - Los científicos han descubierto que las enfermedades cardíacas provocan una disfunción cerebral que podría conducir a la demencia antes de la acumulación de placa en los vasos sanguíneos del cerebro.
Archivo - Los científicos han descubierto que las enfermedades cardíacas provocan una disfunción cerebral que podría conducir a la demencia antes de la acumulación de placa en los vasos sanguíneos del cerebro. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / IGOR STEVANOVIC

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las enfermedades cardiacas provocan una disfunción cerebral que conduce a la demencia antes de la acumulación de placa en los vasos sanguíneos del cerebro y triplica la proteína que causa el Alzheimer en el cerebro, según ha descubierto una investigación de la Universidad de Sheffield (Inglaterra).

El estudio, publicado en 'eLife', ha revelado que la enfermedad cardíaca provoca un colapso de una función cerebral clave que vincula la actividad cerebral y el flujo sanguíneo, lo que significa que el cerebro recibe menos sangre por la misma cantidad de actividad. Esto, señalan los investigadores, es un preludio de la demencia.

Además, han observado que a combinación de enfermedad cardíaca y una predisposición genética para la enfermedad de Alzheimer triplica la cantidad de beta-amiloide, una proteína que se acumula y desencadena la enfermedad de Alzheimer, y aumenta los niveles de un gen inflamatorio (IL1) en el cerebro.

"La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia en todo el mundo y la enfermedad cardíaca es un factor de riesgo importante tanto para el Alzheimer como para la demencia. Los nuevos hallazgos son clave para mejorar nuestra comprensión de los vínculos entre la enfermedad cardíaca y la demencia", ha comentado el autor principal, Osman Shabir.

El autor ha añadido que el estudio ha permitido saber que una enfermedad cardiaca ocurrida con 40-50 años provoca la ruptura del acoplamiento neurovascular, que controla la cantidad de sangre suministrada a las neuronas. "Este colapso significa que el cerebro no recibe suficiente oxígeno cuando lo necesita y, con el tiempo, esto puede conducir a la demencia", ha subrayado.

Más información