La enfermedad de Lyme afecta a un millón de personas en Europa

Garrapata
FLICKER/JOHN TANN - Archivo
Publicado 30/11/2018 13:37:29CET

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

La enfermedad de Lyme es una patología calificada por los eurodiputados como "un problema de salud pública en la Unión Europea", continente en el que hay cerca de un millón de afectados, aunque se sospecha que, como los síntomas de esta patología son tan confusos y variados, muchos casos no están diagnosticados, lo que agrava el pronóstico de los pacientes.

Las abundantes lluvias de la pasada primavera trajeron a España una plaga de garrapatas y numerosas personas sufrieron en los meses de calor la picadura de este ácaro que muchos expertos sitúan entre los animales más peligrosos de la Península Ibérica. Durante la pasada semana, la Eurocámara ha realizado un llamamiento a establecer medidas de control contra este artrópodo transmisor de un buen número de enfermedades, entre otras la enfermedad de Lyme.

En la Península Ibérica, la principal garrapata transmisora de la enfermedad de Lyme es la Ixodes ricinus, la cual necesita en torno a 24 horas enganchada a la piel de su víctima para introducir la bacteria Borrelia burgdorferi, principal causante de esta enfermedad, en el torrente sanguíneo.

Las garrapatas, tal y como explica la directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA), Milagros Fernández de Lezeta, se encuentran presentes por lo general en las hierbas altas. Se adhieren a animales o seres humanos para alimentarse de su sangre y no se sueltan hasta que se hinchan y su cuerpo se llena por completo.

El cambio climático parece ser la causa principal que explica la llegada de este virus a España. Otoños cada vez más tenues, acompañados de inviernos en los que no hiela y veranos con temperaturas cada vez más elevadas constituyen "el caldo de cultivo perfecto" para la proliferación de este vector y la enfermedad que transmiten, aseguran desde la asociación.

MEDIDAS PARA EVITAR PICADURAS DE GARRAPATAS

La ANECPLA ha lanzado una serie de recomendaciones dirigidas a evitar la picadura de garrapatas y, consecuentemente, la transmisión de una enfermedad
como la de Lyme, que puede llegar a ser mortal.

El primer consejo se basa en utilizar ropa protectora adecuada, que deje visible la menor superficie de piel posible. Emplear pantalones largos y botas sobre éstos, además de introducir la camiseta por dentro del pantalón, son prácticas óptimas para evitar picaduras.

Además, vestir prendas de colores claros, llevar gorro y revisar tanto la ropa como la piel y el pelo (zonas calientes como las axilas, el cuello, la cintura y la cabeza), después de una exposición a ambientes donde cabe esperar la presencia de este animal ayuda a esta causa. En caso de detectar alguna garrapata, desde la asociación recomiendan retirar rápidamente y con la técnica adecuada ese ácaro.