Publicado 20/03/2020 7:27:06 +01:00CET

Encuentran la clave para mantener funcionando la memoria de trabajo

Cerebro
Cerebro - PIXABAY/WEKSART - Archivo

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Yale han encontrado una molécula clave que ayuda a las neuronas a mantener la información en la memoria de trabajo, lo que podría conducir a posibles tratamientos para los trastornos neurocognitivos, según publican en la revista 'Neuron'.

La memoria de trabajo, es decir, la capacidad de mantener un pensamiento en la mente incluso a pesar de la distracción, es la base del razonamiento abstracto y una característica definitoria del cerebro humano, que resulta alterado en trastornos como la esquizofrenia y la enfermedad de Alzheimer.

"La memoria de trabajo surge de los circuitos neuronales en la corteza prefrontal --explica el autor principal Min Wang, científico investigador principal en neurociencia--. Hemos estado aprendiendo que estos circuitos tienen requisitos especiales de mantenimiento molecular".

Las neuronas en la corteza prefrontal se excitan entre sí para tener la información "en mente". Estos circuitos actúan como una especie de cuaderno de dibujo mental, lo que nos permite recordar que las cebollas caramelizadas se están cocinando en la sartén mientras buscamos un par de tijeras en la habitación de al lado.

El nuevo estudio muestra que estos circuitos corticales prefrontales dependen del neurotransmisor acetilcolina que estimula los receptores M1 muscarínicos alineados en la superficie de las neuronas de la corteza prefrontal.

El bloqueo de los receptores muscarínicos M1 redujo la activación de las neuronas involucradas en la memoria de trabajo, mientras que la activación de los receptores M1 ayudó a restaurar la activación neuronal.

Debido a que las acciones de la acetilcolina en los receptores M1 se reducen en la esquizofrenia y la enfermedad de Alzheimer, el receptor M1 puede servir como un objetivo terapéutico potencial, sugieren los autores.

Wang señala que un medicamento actualmente en desarrollo para el tratamiento de la esquizofrenia estimula este receptor M1 y se ha mostrado prometedor en los primeros ensayos clínicos.