Publicado 20/09/2021 07:38CET

Encuentran células inmunitarias que vigilan el lugar de propagación del cáncer

Archivo - Palabra cáncer. Lupa. Recurso.
Archivo - Palabra cáncer. Lupa. Recurso. - PDPICS/ PIXABAY - Archivo

   MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Los ganglios linfáticos son centros de actividad inmunitaria de las células T que combaten el cáncer y, sin embargo, son paradójicamente el lugar más común de propagación temprana del cáncer. Un nuevo estudio ha descubierto una nueva población de células T que permanecen en los ganglios linfáticos para protegerse del melanoma.

   Según publican los investigadores en la revista 'Inmunity', estas células tienen un perfil genético único que las diferencia de las células T circulantes y de las células T de otros tejidos corporales.

   En el progresivo campo de la inmunoterapia, se sabe sorprendentemente poco sobre la inmunidad a los tumores metastásicos en lugares como los ganglios linfáticos, un lugar frecuente donde los cánceres se propagan por primera vez.

   Los ganglios linfáticos no sólo actúan como puerta de entrada para que las células cancerosas se desplacen por todo el cuerpo, sino que también albergan unos glóbulos blancos llamados células T que combaten las infecciones. En algunos casos, las células T de los ganglios linfáticos se activan para eliminar las células cancerosas invasoras. En otros casos, ese proceso falla claramente.

   Para entender por qué, los investigadores del laboratorio de la doctora Mary Jo Turk, codirectora del Programa de Investigación en Inmunología e Inmunoterapia del Cáncer del Centro Oncológico Norris Cotton (NCCC) de Dartmouth y Dartmouth-Hitchcock, en Estados Unidos han dedicado el último año a estudiar la inmunidad frente al cáncer metastásico dentro de los ganglios linfáticos.

   Mientras que las células T pueden viajar libremente desde los ganglios linfáticos al torrente sanguíneo y volver a los ganglios linfáticos, los investigadores del laboratorio de Turk han descubierto una nueva población de células T que combaten los tumores y que no circulan, sino que permanecen en los ganglios linfáticos, donde proporcionan protección contra el melanoma.

   "Estas células T, por la razón que sea, han cambiado su programa y permanecen en los ganglios linfáticos, donde persisten y matan a las células tumorales durante muchos meses sin entrar nunca en la circulación", explica.

   Estas células T de larga vida, denominadas "células T de memoria residentes en los ganglios linfáticos", demostraron que contrarrestan la propagación del melanoma en ratones. El equipo de Turk descubrió que cuando las células del melanoma se volvían a introducir en ratones que se habían curado del cáncer con inmunoterapia un mes antes, los ganglios linfáticos seguían siendo resistentes al cáncer: el melanoma no crecía.

   "También identificamos células T con características similares en los ganglios linfáticos de pacientes invadidos por el melanoma, lo que demuestra que existen poblaciones similares en los seres humanos", revela Turk.

   El análisis computacional de los datos de las muestras de melanoma del Atlas del Genoma del Cáncer reveló que la presencia de células T con esta firma genética predecía mejores resultados y una mayor supervivencia de los pacientes de melanoma humano con metástasis en los ganglios linfáticos. "Estos estudios revelan una nueva población de células T que es vital para contrarrestar las primeras etapas de la metástasis del cáncer", añade.

   Aunque el concepto de que las células T se instalen en los ganglios linfáticos no es del todo nuevo, nunca se había demostrado en el cáncer.

   El equipo, que incluye a médicos del Centro Médico Dartmouth-Hitchcock y a investigadores del Colegio de Medicina Baylor dirigidos por el biólogo computacional Chao Cheng, y de la Universidad de Michigan y la Universidad de Texas en San Antonio, empleó técnicas innovadoras de secuenciación para identificar el perfil transcripcional único que hace que estas células T residentes sean específicas de los ganglios linfáticos y del cáncer.

   "Descubrimos que estas células tienen un perfil de expresión génica único que las diferencia de las células en circulación y de las células T de memoria que residen y protegen otros tejidos como la piel", dice Cheng.

   En el próximo año, el equipo de investigación de Turk espera comprender mejor cómo se generan y activan estas células T de memoria en los ganglios linfáticos. El objetivo final es comprender cómo pueden colocarse las células T de memoria en los tejidos para impedir eficazmente la propagación del cáncer.

Para leer más