Actualizado 06/10/2014 19:22:00 +00:00 CET

El embarazo aumenta de manera significativa el riesgo de accidentes de tráfico graves

Embarazada, Embarazo
MAHALIE/FLICKR

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

El embarazo se asocia con un riesgo significativo de accidente de tráfico grave que requiere atención médica de emergencia durante el segundo trimestre, según revela un artículo publicado en 'Canadian Medical Association Journal'. Los accidentes de tráfico ponen a la madre y al bebé en riesgo de muerte fetal, discapacidad crónica y atención médica de urgencia.

Los autores de este trabajo analizaron en 507.262 embarazadas si las características comunes del embarazo, como náuseas, fatiga, insomnio y distracción podrían contribuir a un error humano y riesgo de accidente de tráfico que requiere atención médica urgente. Durante los tres años anteriores a su embarazo, las mujeres sufrieron 6.922 accidentes (177 al mes), y en el segundo trimestre, estas mujeres, como conductoras, sufrieron 757 accidentes (252 por mes).

"Las mujeres embarazadas a menudo se preocupan por los vuelos en avión, la natación, las bañeras de hidromasaje y otros temas de salud de la madre, sin embargo, pueden pasar por alto los accidentes de tráfico a pesar de sus mayores riesgos para la salud", afirma el autor principal, Donald Redelmeier, del Instituto de Ciencias Evaluativas en la Clínica (ICES) y médico en el Departamento de Medicina de la Universidad de Toronto, en Ontario, Canadá.

Estadísticamente, casi 1 de cada 50 mujeres embarazadas estarán involucradas en un accidente automovilístico en algún momento durante el embarazo. "El aumento del riesgo es casi totalmente por accidentes de múltiples vehículos en los que la embarazada conduce un coche", escribe otro de los autores, Jon Barrett, jefe de medicina materno-fetal en el Centro de Ciencias de la Salud Sunnybrook, en Canadá.

"Casi todos los accidentes de tráfico podrían evitarse mediante un pequeño cambio en el comportamiento del conductor. Sin embargo, los riesgos absolutos entre las mujeres embarazadas siguen siendo inferiores a los de los hombres", subraya el doctor Redelmeier.

"Estos hallazgos no son un motivo para decidir no tener hijos o dejar de conducir sino que enfatizan principalmente en la necesidad de conducir con más cuidado", agrega este experto. El aseoramiento estándar incluye evitar el exceso de velocidad, respetar la señalización, minimizar las distracciones y utilizar siempre el cinturón de seguridad durante el embarazo.

"Incluso un accidente de tráfico de menor importancia durante el embarazo podría tener consecuencias irreparables para la madre y el niño", afirma Redelmeier. "Estos resultados subrayan la importancia de la prevención e indican que un buen cuidado prenatal incluye la conducción segura", añade.