Publicado 26/11/2021 18:05

Eliminar las células 'viejas' de la grasa podría aliviar los síntomas de la diabetes

Archivo - Medidor de glucosa diabetes. Tira reactiva glucómetro.
Archivo - Medidor de glucosa diabetes. Tira reactiva glucómetro. - MARILYN NIEVES / MARILYN NIEVES - Archivo

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Eliminar las células 'viejas' y disfuncionales de la grasa humana también alivia los síntomas de la diabetes, según un estudio liderado por la Universidad de Connecticut (Estados Unidos). Este descubrimiento, publicado en la revista 'Cell Metabolism', podría conducir a nuevos tratamientos para la diabetes de tipo 2 y otras enfermedades metabólicas.

Las células del cuerpo se renuevan constantemente, las más viejas envejecen y mueren mientras nacen otras nuevas. Pero a veces ese proceso se tuerce. En ocasiones, las células dañadas persisten. Se denominan células senescentes y se quedan ahí, actuando como una mala influencia para otras células cercanas. Su mala influencia cambia la forma en que las células vecinas manejan los azúcares o las proteínas, lo que provoca problemas metabólicos.

La mayoría de las personas con diabetes tienen resistencia a la insulina, que se asocia a la obesidad, la falta de ejercicio y la mala alimentación. Pero también tiene mucho que ver con las células senescentes de la grasa corporal de las personas, según los nuevos hallazgos del investigador Ming Xu. Y la eliminación de esas células senescentes parece detener el comportamiento diabético en ratones obesos.

Xu y sus colegas probaron la eficacia de una combinación de fármacos experimentales, dasatinib y quercetina. El dasatinib y la quercetina ya habían demostrado que prolongaban la vida y la salud de los ratones envejecidos.

En este estudio, descubrieron que estos fármacos pueden eliminar las células senescentes de cultivos de tejido adiposo humano. El tejido fue donado por individuos con obesidad que se sabía que tenían problemas metabólicos. Sin tratamiento, los tejidos grasos humanos indujeron problemas metabólicos en ratones inmunodeficientes. Tras el tratamiento con dasatinib y quercetina, los efectos nocivos del tejido adiposo casi desaparecieron.

"Estos fármacos pueden hacer que la grasa humana sea saludable, y eso podría ser genial. Los resultados fueron muy impresionantes y despejaron el camino para posibles ensayos clínicos", dice Xu.

Xu y sus colegas de la Clínica Mayo están ahora persiguiendo el uso de la combinación de dasatinib y quercetina en ensayos clínicos para ver si los fármacos pueden mejorar la diabetes de tipo 2 en pacientes humanos.

"Aunque estos resultados preclínicos fueron muy prometedores, los ensayos clínicos a gran escala son absolutamente críticos para examinar la eficacia y seguridad de estos fármacos en humanos antes de su uso clínico", subraya el investigador.

El equipo de investigación también se está centrando en una población de células senescentes hasta ahora inexplorada. Estas células senescentes expresan altos niveles de p21, un inhibidor de la quinasa dependiente de ciclina, y uno de los marcadores clave de la senescencia celular.

Utilizando un modelo de ratón recién desarrollado, el equipo de Xu demostró que la eliminación de estas células senescentes una vez al mes es eficaz tanto para frenar el desarrollo de la diabetes como para aliviar los síntomas diabéticos desarrollados en ratones obesos.