Publicado 11/02/2021 08:24CET

Por qué el ejercicio es tan importante para cuidar de nuestra salud

Padre e hijo. Hombres haciendo ejercicio. Deporte.
Padre e hijo. Hombres haciendo ejercicio. Deporte. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / GROUP4 STUDIO - Archivo

   MADRID, 11 Feb. (EDIZIONES) -

   Este 2020 ha sido diferente para todos, hemos pasado unos meses confinados en casa, sin poder movernos, sin poder ir a trabajar o hacer deporte como habituábamos, a lo que habría que sumarle las Navidades, y esos 2-3 kilos de más que solemos coger.

   El comienzo de 2021 al menos de momento, no pinta que vaya a ser diferente en este sentido y por eso debemos concienciarnos de la importancia del entrenamiento y del ejercicio para cuidar de nuestra salud.

   "Si entrenamos y hacemos deporte con regularidad conseguiremos vivir más años y llegar a envejecer con salud, en buenas condiciones. Enfermaremos menos. Es cuidar de nuestro futuro el entrenar, velar por nuestra salud, trabajando nuestro cuerpo, sin olvidar nuestra alimentación", defiende en una entrevista con Infosalus el entrenador y licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte Cesc Escolà, que en 2020 fue el entrenador de la Academia de Operación Triunfo y durante el confinamiento presentó un programa diario en TVE de entrenamiento doméstico.

   Acaba de publicar 'Mucho más que fitness' (Planeta), un manual que te guiará en tus entrenamientos si no te atreves a ir al gimnasio, o no tienes tiempo, si uno de tus buenos propósitos para el nuevo año es hacer deporte y llevar una vida más saludable.

   En él cuenta el papel tan importante de la motivación: "Decidir cambiar de hábitos, llevar una vida más saludable, y hacer ejercicio es una decisión que tomamos de manera individual y que renovamos cada día con esfuerzo, tesón y encontrando cosas que nos motiven. Empezar a cuidarte es el mejor regalo que puedes hacerte a ti mismo".

   Aquí Escolà hace hincapié en la importancia de concienciarnos de que el deporte, el entrenamiento, no sólo son importantes de cara a poder ponernos el bikini en verano o hacernos fotos sin camiseta, si no que son tan vitales y deben suponer una obligación en nuestro día a día, igual que lo es el respirar o el lavarnos los dientes.

   ¿Por qué? Según defiende, entrenar está al mismo nivel que respirar, ya que si no lo haces tus músculos se atrofian, algo muy frecuente entre las personas de tercera edad, quienes ven reducida su movilidad y la aparición de dolores, por ejemplo. "Nuestro cuerpo necesita moverse y entrenar para mantenerse sano. La actividad física es vital para que nuestros sistemas funcionen correctamente. Cuidar el cuerpo no es un capricho estético sino una obligación y una necesidad para mejorar nuestra calidad de vida", agrega.

   Así reivindica que la motivación es fundamental en el día a día, no sólo para hacer deporte, sino para acometer todos aquellos objetivos que nos propongamos y para ello ve fundamental el establecimiento de estímulos, ser capaces de decir que no a las excusas y ponernos a ello.

   Con ello, insiste en que la gente no tiene que pensar que entrenar sólo sirve para adelgazar o para estar fuerte y ponerse el bikini o fotos sin ropa, va mucho más allá. "Fisiológicamente tu cuerpo lo pide para tu vida y bienestar. Si no vas a envejecer y cada año que pasa estarás peor. Desde los 18 hasta ahora, con 28, estoy mucho mejor, y sé seguro que estaré mejor también en los 40 que ahora porque cada año que pasa me cuido más, aprendo más y entiendo más cómo funciona sobre todo la alimentación y un buen entrenamiento y la rutina", insiste el entrenador.

   A su juicio, está muy bien correr 10 km pero si siempre acudimos al mismo sitio y lo hacemos con la misma intensidad no servirá de nada "porque el cuerpo es muy inteligente y se adapta a todo".

   Por eso plantea una rutina de ejercicios semanales en la que trabajar distintas capacidades físicas, y siempre con la ayuda de una persona preparada que nos guíe. "Debemos trabajar en un mismo plan la fuerza, que es la base de todo, es fundamental. Puedes correr o ir en bici pero si no trabajas la fuerza no llegarás a ningún sitio, es la base. Después no podemos olvidarnos de la parte cardiovascular y de la flexibilidad", agrega.

   Escolà defiende que poco a poco iremos subiendo en intensidad nuestra capacidad de hacer ejercicio, "nuestro cuerpo nos sorprenderá de lo capaz que es de avanzar y superarse", pero sin olvidar el papel tan importante de la nutrición, el ver qué comemos, dónde compramos los alimentos, y "si nos alimentamos con productos reales o con alimentos fabricados".