Las personas con dispositivos cardiacos implantados pueden viajar en coches eléctricos sin riesgo de interferencia

Actualizado 11/03/2013 15:07:38 CET
AUTOCASION.COM

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes con dispositivos cardiacos implantados pueden conducir o viajar en coches eléctricos sin riesgo de interferencia electromagnética, tal y como ha evidenciado una investigación realizada por la Clínica Mayo (Estados Unidos).

Este trabajo, que ha sido presentado durante la 'LXII Sesión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología (ACC, por sus siglas en inglés)', celebrada en San Francisco (Estados Unidos), demuestra que ser transportado en este tipo de vehículos no afecta a las personas que tengan instalado un marcapasos o un desfibrilador.

El motivo por el que se ha desarrollado el estudio es que, en algunos caos, los dispositivos implantados "pueden detectar señales de objetos eléctricos o magnéticos e interpretarlos erróneamente como provenientes de la posible angustia del corazón del paciente", sostienen los expertos. Así, la hipótesis era descartar que esto sucediese con los coches eléctricos.

Además, desde la Clínica Mayo aseguran que era necesario encontrar una respuesta a esta cuestión debido a la creciente prevalencia de los coches eléctricos e híbridos, "uno de los segmentos de más crecimiento de la industria automotriz estadounidense". Por ello, se dispuso de 30 pacientes con dispositivos implantables de los tres principales fabricantes del mercado y un vehículo híbrido de Toyota, concretamente el Prius 2012.

La posible interacción eléctrica y magnética se midió desde seis puntos diferentes del coche, siendo éstos "el asiento del conductor, el asiento del pasajero delantero, los asientos traseros izquierdo y trasero derecho, y por delante y por detrás del vehículo desde el exterior", explican. Todo ello se evaluó a diferentes velocidades.

A juicio de los miembros de este centro asistencial estadounidense y autores principales de la investigación, los doctores Luis R. Scott y Fernando Tondato "el coche probado no genera cantidades clínicamente significativas de emisiones electromagnéticas, por lo que es seguro para los pacientes con dispositivos implantados". Sin embargo, concluyen que "es necesaria más investigación".