EE.UU.- La extirpación de amígdalas y vegetaciones se asocia con un aumento de peso en niños, según estudio

Actualizado 01/02/2011 11:10:09 CET

(((Noticia embargada hasta las 06:00 horas de MAÑANA)))

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

Los niños que pasan por la extirpación quirúrgica de las amígdalas, con o sin la extirpación de vegetaciones (adenoidectomía) se encuentran bajo un mayor riesgo de sobrepeso tras la cirugía, según un estudio dirigido por la Universidad de Saint Louis en Estados Unidos que se publica en la revista 'Otolaryngology-Head and Neck Surgery'. La tonsilectomía es el procedimiento importante más común que se realiza en niños.

El estudio incluyó a 795 niños de entre 0 y 18 años, descritos con peso normal o sobrepeso y que habían pasado por una tonsilectomía o una adenotonsilectomía. En el 47,7 por ciento de los pacientes, la razón principal para la cirugía eran los trastornos respiratorios del sueño.

El primer grupo incluyó tres estudios que implicaban a 127 niños, cuyo índice de masa corporal (IMC) aumentó en un 5,5 a un 8,2 por ciento. El segundo grupo incluía tres estudios con 419 pacientes, en el que las puntuaciones de peso estándares aumentaron en entre el 46 y el 100 por cien de los pacientes. El tercer grupo incluyó tres estudios con 249 pacientes, en los que el 50 al 75 por ciento de los pacientes ganó peso tras la adenoidectomía. Cada estudio se diseñó con diferentes definiciones de sobrepeso y un rango de periodos de seguimiento.

Según explica la responsable del estudio, Anita Jeyakumar, "existirían una variedad de mecanismos por los que aumenta el peso tras la adenoidectomía. Los niños con tonsilitis crónica podrían tener una disfagia o odinofagia que podría conducir a un menor consumo de calorías. Cuando las amígdalas enfermas se extirpan, el niño puede consumir calorías adicionales. Los padres podrían también sentirse empujados a sobrealimentar a sus hijos cuando se recuperan de una enfermedad crónica o la cirugía, añadiendo más consumo de calorías y aumento de peso".

Los autores recomiendan que se ofrezca asesoramiento a los padres cuyos hijos pasan por una tonsilectomía y un control del crecimiento de los niños tras la operación para comprobar que éste se produce dentro de los límites saludables.