Los estudios sobre los efectos del consumo de alcohol en la salud subestiman su riesgo en los jóvenes

Actualizado 28/02/2019 18:45:39 CET
Bebiendo, alcohol, vino, copas, picnic
PIXABAY - Archivo

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los estudios sobre los efectos del consumo de alcohol en la salud pueden estar subestimando los riesgos de consumir bebidas alcohólicas, en particular en el colectivo de las personas más jóvenes, según apunta una investigación publicada este jueves en la revista 'Journal of Studies on Alcohol and Drugs'.

El trabajo demuestra que, aunque los estudios de cohortes (el tipo de investigaciones observacionales que se utilizan normalmente para estudiar los riesgos y los beneficios para la salud) a veces muestran beneficios del consumo moderado de alcohol, tienden a estudiar a personas de 50 años o más. "Incluir a personas de esta edad elimina a todas las personas que murieron antes de los 50 años debido al consumo de alcohol", justifica el nuevo informe.

"En pocas palabras, las personas fallecidas no pueden participar en estudios de cohorte. Aquellos que son bebedores a la edad de 50 años son 'supervivientes' de su consumo de alcohol que inicialmente podrían haber sido más saludables o tener patrones de consumo más seguros", explican los científicos, liderados por Timothy Naimi, del Boston Medical Center (Estados Unidos).

De hecho, más del 40 por ciento de las muertes totales por alcohol ocurren antes de los 50 años, según el estudio. Esto sugiere que la mayoría de los estudios actuales subestiman el riesgo relacionado con el alcohol en comparación con lo que se observaría en todo el espectro de edad. Además, su trabajo evidencia que la mayoría de los participantes del estudio no son representativos de todas las personas que comienzan a beber alcohol.

Naimi y su equipo concluyeron que la edad era un factor importante en las muertes evitadas por el consumo de alcohol. Aproximadamente el 35,8 por ciento del total de muertes causadas por el alcohol ocurrió en personas de 20 a 49 años. Sin embargo, de las muertes que se determinó que fueron prevenidas por el consumo de alcohol, solo el 4,5 por ciento se dio en este grupo de edad más joven.

A pesar de que las personas de 65 años o más sufrieron un 35 por ciento de la mortalidad causada por el consumo de alcohol, el 80 por ciento de las muertes que se evitaron con su ingesta ocurrieron en este grupo.

Un patrón algo similar surgió cuando los investigadores observaron años de vida potencial perdidos como resultado de la bebida. Del total de años de vida perdidos, 58,4 por ciento se correspondió con las edades de 20 a 49 años. Pero este grupo más joven vio solo el 14,5 por ciento de los años de vida salvados de la bebida. Los mayores de 65 años representaron el 15 por ciento del total de años de vida perdidos por el consumo de alcohol. Sin embargo, más del 50 por ciento de los años de vida salvados ocurrieron dentro de este grupo mayor.

En general, sus resultados muestran que las personas más jóvenes "tienen más probabilidades de morir a causa del consumo de alcohol que de la falta de bebida", mientras que las personas mayores son las que tienen más probabilidades de percibir los beneficios para la salud de los beneficios para la salud de beber de forma moderada.