Actualizado 09/02/2011 18:22 CET

EE.UU.- Dudas sobre el uso del bótox para tratar la migraña

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos y Reino Unido han autorizado recientemente el uso de la toxina botulínica o bótox como tratamiento de la migraña crónica, si bien una revisión de estudios publicada en el 'Drugs and Therapeutics Bulletin' apunta que los beneficios pueden ser "limitados".

Este tipo de sustancia, habitualmente utilizada en la cirugía estética para disimular las arrugas, parece que también actúa bloqueando las señales de dolor que padecen migraña, de ahí que se haya aprobado su uso en aquellos pacientes que sufren dolor de cabeza al menos 15 días al mes.

Sin embargo, y pese a que un estudio con más de 1.300 pacientes ha demostrado la eficacia de este novedoso tratamiento, una revisión posterior del mismo ha puesto en duda la selección de estos pacientes, ya que en algunos casos no eran migrañosos crónicos.

Además, observaron que una de cada diez personas empeoró su enfermedad y un porcentaje similar también desarrolló erupciones, dolor, rigidez y espasmos musculares.

"Estos efectos adversos y la limitada evidencia de su beneficio hacen que sea difícil ver la tóxina botulínica como un nuevo tratamiento de la migraña", reconocen los autores.

Sobre todo, apuntan, cuando cada inyección de esta sustancia cuesta alrededor de 276 dólares (unos 200 euros).

No obstante, y según informa la BBC, algunas entidades han cuestionado este artículo ya que "aunque algunos pacientes sólo muestran leves beneficios, en otros la mejora es más grande e incluso les permite volver a trabajar", explica Lee Tomkins, director de Acción Migraña.