Descubren que los antibióticos tienen una única forma de matar

Actualizado 11/03/2013 18:56:39 CET
UCI

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

Científicos de la Universidad de Northeastern, en Estados Unidos, han descubierto que todos los antibióticos actúan de la misma manera a la hora de acabar con las bacterias a las que se enfrenta, como el asesino que sólo sabe manejar un único tipo de armamento, cuando en realidad se creía que cada tipo de bactericida tenía una forma propia de matar.

En concreto, los resultados que publica la revista 'Science' muestran cómo actúan estos medicamentos fomentando que las células bacterianas desarrollen unos compuestos llamados especies reactivas de oxígeno (ROS), ante las que son susceptibles.

Este hallazgo, en cambio, rompe con el pensamiento estándar hasta ahora, que establecía que cada uno de los tres principales tipos de antibióticos tenía una forma propia de matar. De hecho, ha explicado Kim Lewis, autor del estudio, se ha visto que esta hipótesis alternativa no se sostiene, incluso aunque las bacterias sean incapaces de desarrollar ROS siguen siendo vulnerables a los antibióticos.

"Hemos decidido hacer el experimento más simple y más crítico dirigido a combatir esta hipótesis", dijo Lewis, quien concluye que "matar a los antibióticos está relacionado con la producción de ROS".

El equipo analizó dos tratamientos de cultivo bacterianos con antibióticos, tanto en presencia como en ausencia de oxígeno, lo que no causó apenas diferencias en la muerte celular en ambos grupos.

Antes de realizar estos experimentos, el equipo de Lewis analizó primero las señales de un colorante fluorescente que otros investigadores habían utilizado como un indicador de los niveles de ROS. El equipo trató a las células bacterianas con una variedad de antibióticos y midieron la fuerza de esta señal.

Dado que los antibióticos parecen aumentar los niveles de ROS, se esperaba un aumento de las concentraciones que se correlacionara con señales más fuertes. Sin embargo, el grupo de Lewis no veía tal correlación.

"Pero hay una diferencia entre correlación y la observación directa", dijo Iris Keren, coautor del estudio. Con el fin de apoyar sus observaciones con datos inequívocos, los miembros del equipo separaron físicamente las células que tenían fuertes señales fluorescentes de aquellos con señales débiles y los trataron tanto con los mismos antibióticos. Ambas poblaciones sufrieron la muerte celular equivalente.

Con estos resultados, Lewis y Keren esperan ser capaces de concentrar sus esfuerzos en la comprensión de los mecanismos reales que usan los antibióticos para eliminar las bacterias con el fin de abordar con eficacia las infecciones bacterianas crónicas, uno de los problemas más apremiantes que enfrenta la salud pública en la actualidad.