Actualizado 22/12/2010 18:15 CET

Dejar los cigarrillos mentolados podría ser más difícil que dejar el tabaco normal

MADRID, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los cigarrillos mentolados podrían ser más difíciles de abandonar, particularmente para algunos grupos como los adolescentes o los afroamericanos, según los resultados de un estudio realizado por el Penn State College of Medicine de Estados Unidos, que ha comprobado menores tasas de éxito en la deshabituación en estos dos grupos, en comparación con los cigarrillos normales.

La investigación ha demostrado que los cigarrillos mentolados podría proporcionar mayores niveles de monóxido de carbono, nicotina y cotinina por unidad, en comparación con los cigarrillos normales (rubios).

El mentol es un compuesto a base de extracto de menta o producido sintéticamente para activar las neuronas del sistema nervioso encargadas de la sensación de frío. Los cigarrillos mentolados constituyen en torno al 25 por ciento del mercado, pero son preferidos por ciertos subgrupos de fumadores, entre los que se incluyen el 50 por ciento de los fumadores adolescentes y el 80 por ciento de los afroamericanos.

"El mentol estimula los receptores del frío, lo que produce una sensación refrescante que podría facilitar una mayor inhalación de nicotina y aumentar la adicción" ha explicado el autor del estudio, el profesor Jonathan Foulds.

Una de las posibles razones de esta mayor dificultad para dejar este tipo de cigarrillos es que el efecto del mentol está influenciado por factores económicos, ya que los fumadores de tabaco mentolado se ven más afectados por las subidas de precios, forzándoles a consumir menos cigarrillos al día.

"Esta teoría es compatible con un efecto que se basa en el mentol como herramienta para facilitar la absorción de nicotina procedente de un menor número de cigarrillos, reducidos por las presiones económicas que restringen el número de cigarrillos que pueden permitirse comprar", señala Foulds.

"Los fumadores que reducen su consumo de cigarrillos --comenta-- normalmente lo compensan con una mayor tasa de inhalación por cigarrillos. En los mentolados, el hecho de inhalar el humo es menos áspero, lo que facilita que los fumadores obtengan un impacto nicotínico más largo e intenso".

Los investigadores estadounidenses, que han publicado su trabajo en un número especial de la revista 'Nicotine an Tobacco Research, revisaron los datos de diez ensayos publicados en los que se comparaban las tasas de abandono del tabaco entre los fumadores de cigarrillos mentolados y los fumadores de tabaco normal.