Los colchones y las fundas antiácaros no bastan para mitigar las alergias

Actualizado 06/11/2015 12:31:55 CET
Actualizado 06/11/2015 12:31:55 CET

Los colchones y las fundas antiácaros no bastan para mitigar las alergias

MEJOR COMBINARLO CON UN ABORDAJE INTEGRAL

Colchón
Foto: FLICKR/LONELANTERNSOCIETY

NUEVA YORK, 3 Mar. (Reuters/EP) -

   Investigadores de la Escuela de Salud Pública y Medicina Tropical de la Universidad de Tulane en Nueva Orleans, Estados Unidos, aseguran que los colchones o las fundas que dicen proteger contra los ácaros del polvo no son suficiente para evitar las reacciones alérgicas que provocan estos microorganismos en muchos ciudadanos.

   COLCHONES ANTIÁCAROS

   Así se desprende de una revisión de estudios cuyos resultados publica la revista 'Annals of Allergy, Asthma and Immunology', tras la cual queda demostrado que "no parece haber ningún beneficio" al usar esta protección, reconoce Whitney Arroyave, una de las autoras.

LOS ÁCAROS DE POLVO SON UNA CAUSA COMÚN DE LAS ALERGIAS

   Actualmente se estima que hasta el 40 por ciento de la población mundial sufre algún tipo de alergia, y los ácaros de polvo se cree que son una de las causas más comunes, lo que lleva a muchos médicos a recomendar a sus pacientes comprar un colchón y o una funda especial, a pesar de que no haya evidencias sobre su eficacia real.

   Para comprobarlo, en esta revisión se utilizaron datos de 24 estudios en los que se probaban diferentes alternativas para reducir la exposición a ácaros y evitar los síntomas de la alergia.

   Aunque las fundas de colchón lograban reducir la exposición a los ácaros hasta un 20 por ciento, dicha reducción no tenía un impacto estadísticamente significativo a la hora de evitar y ni siquiera mermar las sibilancias, la secreción nasal o la dermatitis que sufren las personas alérgicas.

   Los autores no tienen clara la causa de que la alergia persista a pesar de usar colchones o fundas especiales, pero podría deberse a que no consiguen reducir la exposición a los ácaros suficientemente o a que las camas no son la única fuente de exposición a estos microorganismos. "O tal vez el ácaro no es el único responsable de estos problemas", dijo.

   Además, el problema es que los colchones o cubiertas especiales que dicen proteger frente a estos microorganismos son caros, reconoce Arroyave, por lo que considera que se debe dar prioridad a otras medidas que sí se han demostrado más eficaces para combatir estas alergias, como los tratamientos farmacológicos.

   "Con una única medida no se puede combatir la alergia a los ácaros, hay que optar por un tratamiento integral", ha añadido Samuel Friedlander, de la Case Western Reserve University en Cleveland, que no ha participado en el estudio.