Actualizado 03/03/2010 18:59 CET

EE.UU.- El aprendizaje ayuda a mantener el cerebro sano y frenar el deterioro de la memoria, según estudio

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de California, en Irvine (Estados Unidos), han detectado un mecanismo neuronal que constata que el aprendizaje continuo favorece la buena salud del cerebro y ayuda a reducir los efectos del envejecimiento en el deterioro de la memoria, según aseguran en un artículo publicado en la edición 'on line' de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).

El trabajo se llevó a cabo en roedores, en los que este grupo de expertos detectaron con una novedosa técnica que el aprendizaje continuo favorece que los receptores neuronales presentes en el funcionamiento de las células del cerebro se mantengan a niveles óptimos. En concreto, estos receptores son activados por la proteína denominada factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF, en sus siglas en inglés), clave en la formación de recuerdos.

Según explicó Lulu Chen, una de las autoras del estudio, "los resultados confirman una relación crítica entre el aprendizaje y el crecimiento del cerebro que podrá ser clave a la hora de desarrollar futuros tratamientos".

Pero, además de descubrir que la actividad cerebral pone en marcha las BDNF, los investigadores determinaron que este proceso está vinculado al aprendizaje de los ritmos theta del hipocampo, vitales para la codificación de nuevos recuerdos pero que se debilitan a medida que el ciudadano envejece.

Sin embargo, los investigadores sugieren que estos pueden estar implicados en la pérdida de memoria aunque, de mantenerse mentalmente activos, los BDNF pueden evitar este deterioro cognitivo.

El siguiente paso de estos investigadores es explorar si el aprendizaje inducido por las señales de crecimiento disminuye con la edad y, de ser así, si esto se puede revertir con una nueva familia de fármacos experimentales.