Publicado 14/12/2020 07:54CET

Educar en salud ayuda a reducir el dolor en algunos pacientes

Infarto, dolor en el pecho.
Infarto, dolor en el pecho. - INTERMOUNTAIN HEALTHCARE - Archivo

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes diagnosticados con dolor torácico no cardíaco son reacios a creer que no tienen una enfermedad cardíaca. Un nuevo estudio muestra que explicar los resultados de la prueba convence a los pacientes y reduce la probabilidad de dolor en el pecho en el futuro, según una investigación presentada en EACVI-Best of Imaging 2020, un congreso científico organizado por la Asociación Europea de Imágenes Cardiovasculares (EACVI), de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC).

El dolor torácico es una de las causas más frecuentes de consulta en urgencias. Este estudio se refiere a personas que buscaron ayuda médica para el dolor de pecho y se sometieron a una tomografía computarizada (TC) de las arterias coronarias que mostró arterias normales.

"Estudios anteriores han informado que estos pacientes no confían en los resultados de sus exámenes y aún piensan que tienen una enfermedad cardíaca", explica la autora del estudio, Isabel Krohn, radiógrafa del Hospital Universitario Haukeland, en Noruega.

Los pacientes con dolor en el pecho se someten a varios tipos diferentes de pruebas para determinar la causa. En 2018, alrededor de 600 pacientes ambulatorios con dolor en el pecho se sometieron a tomografías computarizadas en el Hospital de la Universidad de Haukeland para examinar las arterias coronarias.

Estas exploraciones mostraron que aproximadamente 200 de los 600 pacientes tenían arterias sanas, lo que significa que no hay depósitos de calcio ni estrechamiento de la luz arterial. Los estudios en otros centros han informado que el dolor de pecho tiene un origen no cardíaco en dos tercios de los pacientes. Las causas típicas son indigestión o reflujo ácido, trastornos musculoesqueléticos como dolor de espalda o dolor en los músculos entre las costillas y problemas psicológicos como ataques de pánico y ansiedad.

"Noté que varios pacientes que acudieron a una tomografía computarizada coronaria para diagnosticar su dolor en el pecho se habían sometido previamente a una tomografía computarizada coronaria y otros exámenes cardíacos que no encontraron evidencia de enfermedad coronaria --recuerda Krohn--. Dado el excelente valor pronóstico de la TC coronaria, pensé que esta información podría ser beneficiosa para este grupo de pacientes".

El estudio incluyó a 92 pacientes con dolor en el pecho y resultados normales (es decir, sin signos de enfermedad de las arterias coronarias) en el examen por TC de las arterias coronarias. La edad media fue de 51 años y 63 (68%) eran mujeres.

Los pacientes fueron asignados aleatoriamente al grupo de intervención o de control. El grupo de control recibió la atención habitual, lo que significa que aproximadamente una semana después de las exploraciones, su médico general u otro médico remitente les dijo que el resultado era normal.

El grupo de intervención pasó por una explicación de tres partes con el radiógrafo. En la primera parte, los participantes recibieron información ampliada sobre el examen de TC que acababan de realizar, tanto en forma oral como en un folleto escrito en términos comprensibles.

Esto incluyó las diferentes razones del dolor en el pecho, baja probabilidad de resultados inexactos y muy bajo riesgo de un futuro ataque cardíaco cuando las tomografías computarizadas muestran arterias sanas. En la segunda parte, se mostró a los participantes sus propias imágenes de puntuación de calcio para fortalecer visualmente el mensaje en el folleto. Por último, el radiógrafo les dijo a los pacientes que sus resultados eran normales.

Ambos grupos fueron seguidos al mes. Se pidió a los participantes que calificaran en una escala de 0 a 10 el grado en que creían que la tomografía computarizada de sus arterias coronarias no había encontrado ninguna enfermedad cardíaca (0 significaba falta de confianza en los resultados y 10, confianza total en los resultados). Los pacientes del grupo de intervención fueron significativamente más propensos a creer en los resultados de la prueba en comparación con los del grupo de control.

También se preguntó a los participantes con qué frecuencia experimentaban actualmente dolor en el pecho durante su nivel más intenso de actividad en comparación con hace un mes (un poco más a menudo; aproximadamente lo mismo; un poco menos a menudo; mucho menos a menudo). Dos tercios (67%) de los pacientes del grupo de intervención informaron experimentar dolor en el pecho con mucha menos frecuencia en comparación con el 38% de los pacientes del grupo de control.

Krohn señala que era importante ofrecer la educación como un paquete y personalizarla. "Expliqué la información en el folleto y la imagen, y sutilmente hice preguntas para sondear si el paciente entendía. Eso hizo posible personalizar la enseñanza --explica--. Las sesiones tomaron de cinco a 15 minutos dependiendo de cuánta explicación requiriera cada paciente. Creo discutir los resultados con los pacientes inmediatamente después de la prueba también les ayuda a aceptar los resultados".

Ella concluyó: "Es probable que este tipo de educación se vuelva más común en los próximos años como una forma de mejorar la alfabetización en salud".