EDUASMA presenta un programa para conseguir un mayor nivel de control del asma

Actualizado 11/06/2007 16:21:10 CET

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Interdisciplinar Educación Sanitaria en Asma (EDUASMA) presentó hoy el programa 'El Control del Asma en 10 puntos' que permitirá tanto a profesionales sanitarios como a pacientes conseguir un mayor nivel de control del asma que redunde en el aumento de la calidad de vida del paciente, a través del conocimiento de pautas "sencillas pero altamente eficaces", según explicó hoy esta entidad en un comunicado.

Dicho proyecto, en el que también colaboró GlaxoSmithKline (GSK), incorpora un material educativo en formato de DVD en el que, bajo el título 'Cuando el asma no se controla... ¿qué se puede hacer?', se enfatizan los aspectos más importantes para el control del asma. De este modo, a través del conocimiento de determinadas pautas se trata de capacitar a profesionales sanitarios y pacientes para "afrontar mejor su enfermedad", según explicó el coordinador del mismo, Javier Contreras.

Para lograr el control de los síntomas de la enfermedad es necesario por un lado actualizar el tratamiento según las últimas directrices de la GINA, y por otro, que el paciente aprenda unas habilidades para manejar con mayor probabilidad de éxito la enfermedad.

Por ello, el doctor Contreras señaló como aspectos más importantes el uso adecuado de los inhaladores y la dosis correcta, saber diferenciar entre los medicamentos que alivian y los que controlan la inflamación del bronquio, así como identificar los desencadenantes de las crisis.

Los más comunes son los pólenes, ácaros del polvo, animales y hongos. Otros factores que pueden producir crisis son infecciones respiratorias (tales como resfriados o sinusitis), exposición a humo, ciertos contaminantes del ambiente, realización de esfuerzo y el aire frío y seco.

También se recomienda evitar los desencadenantes, conocer el grado de afectación de la función pulmonar, saber si es necesario una modificación del tratamiento, tener una información lo más completa posible de la enfermedad, visitar regularmente al médico e identificar si realmente se trata de asma.