La edad avanzada y el trastorno del sistema inmunitario favorecen la aparición de herpes zóster

Actualizado 07/10/2014 11:58:25 CET

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

La edad avanzada y el trastorno del sistema inmunitario favorecen la aparición de herpes zóster (HZ), debido a la reactivación del mismo virus que causa la varicela (VVZ) y que permanece latente en el organismo tras haberlo sufrido o haber tenido contacto con el mismo.

En concreto, el VVZ queda acantonado en los ganglios, lo que hace que cualquiera pueda padecer herpes zóster o neuralgia post-herpética (NPH), la complicación más frecuente, dolorosa e incapacitante del HZ, que se manifiesta como consecuencia de la disminución de las defensas del organismo y sin síntomas previos.

"Los dos factores principales que favorecen la aparición del herpes zóster son la edad y la presencia de enfermedades que disminuyen el sistema inmune", ha explicado el médico de familia del Centro de Salud Las Calesas de Madrid, Javier Gómez Marco, quien ha recordado que el HZ no es contagioso y que se estima que aproximadamente una de cada cuatro personas lo desarrollará a lo largo de su vida.

Asimismo, de las personas afectadas, entre el 15 y el 40 por ciento padecerán neuralgia post-herpética (NPH), un dolor crónico y recurrente que se da después de que las lesiones cutáneas se hayan curado y que puede durar meses o, incluso, años. De hecho, el dolor puede ser tan intenso que el contacto con un simple trozo de tela o el viento frío es "insoportable" para los pacientes.

En este sentido, Gómez Marco ha explicado que algunos pacientes necesitan ser hospitalizados por la enfermedad o controlados en Unidades Especializadas del dolor por la persistencia del mismo, lo supone una merma en su calidad de vida. Además, la toma de fármacos, los efectos secundarios de éstos, los controles periódicos, y las alteraciones en la movilidad provocan un impacto significativo en las actividades de la vida diaria como el sueño, los aspectos psicológicos y las relaciones sociales.

Actualmente, el principal tratamiento para el manejo del HZ y la NPH se centra en la terapia antiviral que, para que sea eficaz, debe ser administrada en las primeras 72 horas de la aparición de la erupción cutánea del HZ. "En la actualidad no existe un tratamiento eficaz para evitar el HZ y sus complicaciones. De hecho, el tratamiento de la neuralgia post-herpética es difícil e insatisfactorio", ha comentado el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública, Ángel Gil.

No obstante, ha recalcado, el futuro se muestra "esperanzador" dado que la puesta a disposición de la población de una nueva vacuna frente al herpes zóster contribuirá a la prevención de esta enfermedad y su mayor complicación, la neuralgia post-herpética.

"Esta vacuna, que próximamente se comercializará en España tiene una eficacia en torno al 67 por ciento para una población diana mayor de 60 años", ha recalcado.

Por tanto, la prevención del HZ y la NPH contribuirá a mejorar el bienestar de las personas mayores de 50 años, evitándoles enfermedades dolorosas y debilitantes que afectan seriamente a su vida diaria, su productividad laboral, su contribución económico-social y, al mismo tiempo, reducirá la presión sobre los sistemas sanitarios al reducir el uso de recursos asistenciales.