Dosis altas de vitamina D muestran beneficios en pacientes con cáncer colorrectal avanzado

Publicado 10/04/2019 7:13:39CET
IRB - Archivo

   MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Los resultados de un pequeño ensayo clínico sugieren que complementar la quimioterapia con altas dosis de vitamina D puede beneficiar a los pacientes con cáncer colorrectal metastásico al retrasar la progresión de la enfermedad, según científicos del Instituto de Cáncer Dana-Farber, en Estados Unidos.

   A raíz de los resultados "muy alentadores" del ensayo clínico SUNSHINE, los beneficios potenciales de la suplementación con vitamina D en el cáncer colorrectal metastásico se evaluarán en un ensayo clínico más amplio que se abrirá en varios cientos de sitios en Estados Unidos a finales de este año, anuncia la directora de Investigación Clínica en el Centro de Cáncer Gastrointestinal de Dana-Farber, Kimmie Ng, autora del estudio SUNSHINE.

   En el grupo de dosis alta, los pacientes tenían un retraso medio de 13 meses antes de que su enfermedad empeorara; en el grupo de dosis baja, el retraso medio fue de 11 meses. Además, los pacientes en el grupo de dosis alta de vitamina D fueron 36 por ciento menos propensos a tener progresión de la enfermedad o muerte durante el periodo de seguimiento de 22,9 meses. El ensayo incluyó muy pocos pacientes para determinar si los que tomaron dosis altas de vitamina D experimentaron una mejoría general en la supervivencia.

   "Los resultados de nuestro ensayo sugieren un mejor resultado para los pacientes que recibieron suplementos de vitamina D, y esperamos lanzar un ensayo más amplio para confirmar estos hallazgos emocionantes", dice Charles Fuchs, anteriormente de Dana-Farber como autor principal del estudio y ahora director del Centro de Cáncer de Yale. Los hallazgos iniciales se informaron en la reunión de 2017 de la Sociedad Americana de Oncología Clínica y esos resultados, junto con datos adicionales, ahora se publican en 'JAMA'.

   El ensayo SUNSHINE asignó al azar a 139 pacientes con cáncer colorrectal metastásico no tratado previamente: un grupo tomó píldoras que contenían 4.000 unidades internacionales (UI) de vitamina D por día junto con quimioterapia estándar, mientras que el otro grupo tomó 400 unidades (aproximadamente la dosis encontrada en un multivitamínico) junto con quimioterapia.

   La vitamina D, que es necesaria para la salud ósea, se produce en el cuerpo a través de una reacción química que depende de la exposición al sol y está contenida en algunos alimentos. En estudios de laboratorio, la vitamina D ha demostrado propiedades anticancerígenas, como desencadenar la muerte celular programada, inhibir el crecimiento de las células cancerosas y reducir el potencial metastásico.

   Los estudios observacionales prospectivos han relacionado los niveles sanguíneos más altos de vitamina D con un menor riesgo de cáncer colorrectal y una mejor supervivencia de los pacientes con la enfermedad, pero esos estudios no pudieron probar que la vitamina D fuera la causa.

   En este contexto, el ensayo SUNSHINE prospectivo y aleatorizado de fase 2 reclutó pacientes en 11 centros académicos y comunitarios de Estados Unidos para evaluar si la suplementación con vitamina D puede mejorar los resultados en pacientes con cáncer colorrectal metastásico. Todos los pacientes recibieron quimioterapia estándar con un régimen llamado mFOLFOX6 más bevacizumab.

   Los pacientes en el grupo de altas dosis de vitamina D tomaron inicialmente 8.000 UI por día durante 14 días, y luego 4.000 UI por día. El grupo de vitamina D de dosis baja o estándar tomó 400 UI diarias durante todos los ciclos. Se pidió a todos los pacientes que no tomaran ningún otro suplemento de vitamina D o calcio durante el periodo de prueba.

MENOR EFECTO DE LA VITAMINA D EN PACIENTES OBESOS

   La medida de resultado primaria del ensayo fue la supervivencia libre de progresión, el tiempo hasta que la enfermedad comenzó a empeorar o la muerte, que fue mayor en el grupo de dosis alta. Otra medida que se calculó, el índice de riesgo para la progresión de la enfermedad o la muerte, reveló probabilidades un 36 por ciento más bajas en el grupo de dosis alta.

   Los investigadores también tomaron muestras de sangre de pacientes para medir los cambios en los niveles de 25-hidroxivitamina D [25 (OH) D], que es una prueba estándar para determinar el estado de vitamina D de una persona. Esta prueba mostró que solo el 9 por ciento de los pacientes en el ensayo clínico tenía suficiente vitamina D al inicio del tratamiento. A lo largo del estudio, los pacientes que recibieron dosis bajas no tuvieron cambios sustanciales en sus niveles de vitamina D, mientras que aquellos en el grupo de dosis altas pronto alcanzaron el rango suficiente de vitamina D y lo mantuvieron.

   El análisis de los resultados mostró que el beneficio de las dosis altas de vitamina D parecía ser menor en los pacientes obesos y en aquellos cuyos tumores contenían un gen KRAS mutado, lo que sugiere que "ciertos subconjuntos de pacientes pueden necesitar dosis aún mayores de vitamina D para la actividad antitumoral", dicen los investigadores. Sin embargo, advirtieron que no deberían tomarse altas dosis de vitamina D, excepto en el contexto de un ensayo clínico.

   El estudio y sus hallazgos son "extremadamente importantes", apunta Ng, porque "identifica un agente rentable, seguro y de fácil acceso como un nuevo tratamiento potencial para el cáncer colorrectal metastásico. Esto, por lo tanto, podría tener un gran alcance e impacto global, independientemente de la situación socioeconómica de un paciente o los recursos de un país".

Para leer más