Publicado 13/04/2020 11:08:07 +02:00CET

El doctor Corbalán aconseja ejercicio progresivo y un chequeo después de sufrir el coronavirus

El doctor Juan Antonio Corbalán, director de la Unidad de Salud Deportiva de Vithas Internacional Madrid
El doctor Juan Antonio Corbalán, director de la Unidad de Salud Deportiva de Vithas Internacional Madrid - VITHAS - Archivo

Los pacientes deberían someterse a controles médicos para descartar si se han activado o agravado patologías previas

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El doctor Juan Antonio Corbalán, director de la Unidad de Salud Deportiva de Vithas Internacional de Madrid, aconseja la práctica de ejercicio de forma progresiva supervisada por un profesional y someterse a un chequeo a los deportistas que han superado la enfermedad del coronavirus.

La irrupción en España de la COVID-19 está suponiendo un antes y un después en muchas facetas de nuestra vida, incluida la práctica deportiva. Aunque por ahora desconocemos cómo puede afectar la etapa postepidémica a deportistas aficionados y profesionales, como señala el doctor Juan Antonio Corbalán, habría que recordar que estamos ante una epidemia de un virus desconocido, aunque de una familia que ya se había dejado ver en las epidemias de SARS y MERS hace unos años.

"Habrá muchas cosas que se podrán presumir, pero ninguna predecir sin temor a equivocarnos", indicó el exjugador de baloncesto del Real Madrid y de la selección española, con la que logró la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles'84 al perder en la final con el 'Dream Team' de Estados Unidos.

El especialista señala que los afectados por este virus muestran formas de presentación muy dispares. "Asintomáticos, oligosintomáticos y aquellos con sintomatología florida de neumonía, agravada por la presencia de comorbilidades, como pueden ser alteraciones previas pulmonares, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y diabetes", repasó.

El pronóstico de los enfermos depende de estos síntomas y también de la edad, pues, según apuntó, el riesgo de muerte "se duplica en la década de los 50 y se multiplica por 2 con cada década, siendo especialmente letal a partir de los 70-80 años".

Una neumonía es incompatible con una actividad física de mínimo requerimiento. Como afirmó el doctor Corbalán, el pulmón en el deportista precisa de una "gran elasticidad que asegure una gran capacidad vital forzada y facilidad de vaciamiento". "Para ello es fundamental que mantenga sus capacidades fisiológicas previas al padecimiento del cuadro por COVID-19", agregó.

En la neumonía por el coronavirus se produce una gran respuesta inflamatoria que afecta a todo el tejido pulmonar (neumonía bilateral) y de forma muy severa a la membrana de intercambio gaseoso. "Impide, tanto el paso de oxígeno a sangre capilar, como la eliminación del dióxido de carbono, lo que lleva a un distrés respiratorio por obliteración alveolar, es decir, por obstrucción", explicó.

CONTROLES MÉDICOS Y REVISIONES CON ESPECIALISTAS

Corbalán señaló que los deportistas aficionados podrían verse afectados por la infección. "Influirán muchos factores, como la patogenicidad del virus, el tabaquismo, la malnutrición, hábitos alimentarios", dijo.

En este sentido, para afrontar esta nueva etapa será necesario que se sometan a controles médicos para descartar si se han activado o agravado patologías previas, como EPOC, infecciones mal curadas. "Quizás, la posible aparición de cierto grado de fibrosis pulmonar, con la consecuente pérdida de elasticidad pulmonar, es lo que más puede comprometer la función respiratoria de los deportistas aficionados afectados", subrayó.

El chequeo con el especialista en medicina deportiva es fundamental para monitorizar la respuesta ventilatoria en ejercicio y verificar la ausencia de secuelas. "Una espirometría y/o una prueba de esfuerzo, además de otras técnicas diagnósticas indicadas en cada caso, nos dará como resultado el nuevo nivel del paciente, desde el que tendremos que empezar", indicó.

Además, Corbalán recomendó retomar la actividad física con un comienzo suave y una carga ligera para acondicionar el aparato respiratorio y cardiovascular después de un periodo de desacondicionamiento marcado por la enfermedad. "Sin el ejercicio será imposible recuperar la pérdida de función dejada por la COVID-19, pero siempre en manos de un especialista", precisó.

Cn el aval de la Joint Commission International en sus centros de Madrid, Málaga y Granada, el grupo Vithas atiende en más de 5,2 millones de ocasiones a sus pacientes en sus 20 hospitales y 28 centros médicos Vithas Salud. Vithas cuenta adicionalmente con más de 300 puntos de extracción repartidos por toda España en la red de laboratorios Vithas Lab.