La discriminación social, educativa y laboral que rodea al síndrome de Asperger

Pío García-Escudero y Paloma Martínez en el Senado por el Día del Asperger
EUROPA PRESS
Publicado 19/02/2018 13:56:44CET

   MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Pacientes y familiares con síndrome de Asperger han solicitado este lunes en el Senado, en un acto celebrado con motivo del Día Internacional de la enfermedad, el pasado domingo, aunar entre todos esfuerzos para mejorar su inclusión social, educativa y laboral.

   Y es que, a pesar de que en los últimos años se han producido avances en materia de detección precoz y atención sanitaria, los afectados por este trastorno del neurodesarrollo siguen padeciendo "cada día" diferentes tipos de discriminación motivados, entre otros aspectos, por la falta de información y los "prejuicios" que existen alrededor de ellos.

   Se trata de personas cuyo cerebro funciona de manera diferente a la habitual, especialmente en la comunicación e interacción social. Aunque suelen compartir características nucleares con los pacientes con autismo, el lenguaje en estos pacientes es fluido y la capacidad intelectual es igual o superior a la media de la población.

   Sin embargo, los que lo padecen suelen tener dificultades a la hora de entender la comunicación no verbal y los mensajes sutiles que se transmiten a través de este canal; pueden hablar durante mucho tiempo de sus temas de interés, pero tienen dificultades para saber cuándo terminar la conversación; y, aunque quiera relacionarse con los demás, no sabe hacerlo por lo que, en ocasiones, puede encontrarse solo.

   Unos rasgos que les hacen que, tal y como ha asegurado la presidenta de la Asociación Aspertxu Asperger TEA Bizkaia y madre de un niño con esta enfermedad, Covadonga Saiz Bernuy, sean personas "únicas e irrepetibles". No obstante, esta es precisamente una de las barreras que existen para detectarlos ya que "ningún" paciente es igual que otro, como así lo ha recordado la vicepresidenta de la Confederación Española de Autismo FESPAU, Amparo Fabra Belenguer.

   Ahora bien, una vez conseguido un diagnóstico, el cual está mejorando en España, estos pacientes sufren "barreras" en día a día como, por ejemplo, en los colegios, a la hora de acceder a un puesto de trabajo o en la forma en la que les trata la sociedad.

   Por ello, la Confederación Asperger España, FESPAU y la Confederación Autismo España han publicado un manifiesto en el que reclaman que en el Pacto por la Educación se avance en un marco legal que "regule" y reconozca, "de forma decidida", el derecho a la inclusión educativa específica, especializada y de calidad, "flexibilizando e innovando" la oferta educativa existente en las distintas etapas educativas y vitales.

   "La inclusión debe ser real y no reducirse a la mera presencia del alumno en el aula, sino que es imprescindible que se capacite al sistema educativo y que haya apoyos especializados para estos niños en todas las etapas educativas. Además, la apuesta por mejorar la formación es un elemento esencial para eliminar también la barrera de la discriminación social", ha apostillado el secretario de la Junta Directiva de la Confederación Autismo España, José María Sabido Galera.

MÁS DEL 80% NO ACCEDE A UN PUESTO DE TRABAJO

   De hecho, la mejora de las condiciones laborales para los pacientes con síndrome de Asperger es otra de las reivindicaciones que han realizado las organizaciones, quienes recuerdan que la concreción del modelo de empleo con apoyo para personas con discapacidad es un aspecto "clave" para la participación "efectiva" y la autonomía personal de los adultos con este trastorno.

   Y es que, tal y como ha alertado el representante de la Confederación Autismo España, más del 80 por ciento de los pacientes no accede a un empleo o, cuando lo hace, es en condiciones precarias o en puestos de trabajo con baja cualificación.

   "En un colectivo que ha ido creciendo en número y años, solicitamos seguir sumando esfuerzos en este sentido para que el desempeño de un oficio y la independencia de las personas con Asperger adultas no sigan siendo una quimera o fantasía irrealizable. Por eso consideramos esencial y urgente la modificación integral del Real Decreto de Empleo con Apoyo para que deje de excluirnos y de respuesta a nuestras necesidades", han detallado los afectados.

   Del mismo modo, han reclamado a la sociedad y a las administraciones públicas un "esfuerzo" que garantice los apoyos que necesitan, avanzando así en el ejercicio de sus derechos y posibilitando que también la comunidad a la que pertenecen se pueda beneficiar de su "gran talento, originalidad y creatividad".

   Este llamamiento ha sido recogido por el presidente del Senado, Pío García-Escudero, quien, aunque ha destacado los logros alcanzados en los últimos años, ha reconocido los "obstáculos" a los que se enfrentan diariamente los pacientes y sus familias, subrayando la necesidad de que "entre todos" se trabaje para luchar contra la discriminación social y laboral y el desconocimiento que existe sobre la enfermedad.

   "Debemos trabajar para que ninguna persona con síndrome de Asperger nunca se pueda sentir que la sociedad le ha dejado solo", ha dicho García-Escudero, para informar de que los grupos parlamentarios están comprometidos con las políticas de discapacidad y que las iniciativas sobre estos temas suelen contar con un "gran consenso".

   En este punto, el director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad, Borja Fanjul Fernández-Pita, ha aludido a los diferentes planes llevados a cabo por el Gobierno para mejorar la atención a la dependencia y, especialmente, ha destacado el Plan Nacional del Espectro Autista, aprobado hace dos años, y la creación de un Centro de Referencia en león para esta enfermedad y el síndrome Asperger.

   "Las personas con Asperger tienen el mismo derecho a tener una oportunidad de empleo o de desplazarse para estudiar en otras universidades y vamos a poner todos los medios para que, entre todos, consigamos que esto sea así", ha zanjado Fernández-Pita.