Actualizado 23/04/2010 13:07 CET

La dieta mediterránea y el ejercicio ayudan a retrasar la demencia, según experto

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

El director del Servicio de Neurología del Hospital de la Santa Creu i San Pau de Barcelona, Rafael Blesa, asegura que la dieta mediterránea y el ejercicio físico "retrasan la aparición de la demencia", de igual modo que el control de factores de riesgo cardiovascular, según destacó en el marco de unas jornadas sobre Alzheimer celebradas recientemente en la sede de la Real Academia Nacional de Farmacia.

Durante su intervención, Blesa analizó los criterios para el diagnóstico de estas enfermedades neurodegenerativas en fases muy tempranas, basados en la presencia de fallos de memoria asociados a una alteración específica detectada por un biomarcador; y destacó la relación de estas patologías con el depósito de proteínas, calificándolas de hecho como proteinopatías.

En dicho encuentro también participó el doctor Javier de Felipe, del Laboratorio de Circuitos Corticales (CTB) e Instituto Cajal, que destacó el papel que juegan las espinas dendríticas como "elementos clave en los procesos de memoria y el aprendizaje", advirtiendo de que "los depósitos de beta amiloide producen una disminución muy clara de las espinas".

En el caso de los ovillos interneuronales, añadió, también producen una disminución de las dendritas y "son más delgadas", datos especialmente relevantes para comprender los déficits cognitivos en la enfermedad de Alzheimer.