Actualizado 17/02/2020 16:23 CET

Dientes más limpios, corazón más sano: descubre su relación

Dientes limpios corazón sano.
Dientes limpios corazón sano. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / EVA-KATALIN - Archivo

   MADRID, 17 Feb. (EDIZIONES) -

   Cuidar de tus dientes va más allá de algo estético. La salud de tu boca repercute en la salud general de tu cuerpo y, más concretamente según han demostrado estudios recientes, en la salud de tu corazón. Según asegura la Fundación Española del Corazón (FEC) estudios presentados recientemente sugieren que las limpiezas de boca reducen el riesgo de padecer un infarto.

   "La periodontitis aumentaba el riesgo de episodios cardiacos como el infarto o la angina de pecho (enfermedad cardiovascular)", asegura en una entrevista con Infosalus, el vicepresidente de la Sociedad Española de Cardiología, el doctor Juan José Gómez Doblas, a la vez que recuerda que ambas enfermedades son bastante frecuentes entre la población general.

   En concreto, la FEC recuerda que en el estudio realizado por investigadores del Hospital General de Veteranos de Taipéi (Taiwán) participaron 100.000 personas sin ningún problema cardiovascular, y durante la investigación, de 7 años, se vio que aquellos que se hacían una limpieza dental o un raspado disminuían en un 24% el riesgo de padecer un infarto, y en un 13% los accidentes cerebrovasculares.

   "Los responsables del estudio afirman que la protección frente a la enfermedad cardiaca y al accidente cerebrovascular fue más pronunciada en los participantes que recibieron una limpieza de dientes por lo menos una vez al año. Los investigadores también aseguran que este efecto positivo se debe a que las limpiezas dentales reducen la inflamación que causa el crecimiento de bacterias que pueden dar origen a dichas patologías", añade la FEC.

   En este sentido, el cardiólogo asegura que se ha visto también que la enfermedad periodontal, aquella en la que las encías se nos inflaman, se produce mal aliento, se retrae la encía y podemos perder dientes, es un cuadro inflamatorio crónico consecuencia en muchos casos de que el paciente no mantiene una higiene bucal adecuada, y donde se genera un mecanismo en el que se liberan una sustancias que afectan también a la enfermedad cardiovascular.

   "Al tener las encías inflamadas es como si tuvieras una herida abierta y esto repercute también a nivel del corazón. Se sabe que hay una relación epidemiológica, y quien tiene una suele tener la otra. Además, los mismos factores de riesgo afectan en ambos casos, como por ejemplo el tabaco o la diabetes", advierte.

   De hecho, el vicepresidente de la Sociedad Española de Cardiología remarca que se ha visto que si mejor tratas tu enfermedad periodontal, mejor pronóstico habrá en la enfermedad cardiovascular.

   El doctor Gómez Doblas destaca también que recientemente ha habido un artículo que relacionaba ya no sólo la enfermedad periodontal sino también los hábitos de higiene, se ha visto que según qué hábitos de limpieza de dientes mantenga la persona, quienes mejor y más se lavaban los dientes, menos eventos cardiovasculares presentaban.

   En concreto, la FEC define la enfermedad periodontal como "una infección que afecta a los tejidos que rodean y dan soporte a los dientes", causada por la placa, una película pegajosa de bacterias que se forma en los dientes.

   "En su etapa inicial, las encías se enrojecen, hinchan y sangran con mucha facilidad. Mientras que cuando la enfermedad está más avanzada (periodontitis), las encías y el hueso que sujeta los dientes se pueden dañar seriamente haciendo que los dientes se aflojen o se caigan. Para evitar que se produzca esta enfermedad es necesario llevar una correcta higiene dental a diario que elimine la placa bacteriana y evitar sus consecuencias", aclara.

HÁBITOS QUE DEBEMOS EVITAR

   Entre los principales hábitos que se deben evitar para contraer ambas enfermedades el doctor Gómez apunta directamente al tabaco. Según el Colegio de Dentistas de España, es un factor agravante de la enfermedad periodontal, conlleva una peor respuesta en los tratamientos de la boca, y un mayor riesgo de agravamiento de su evolución normal y de reactivación de la enfermedad".

   "Hay hábitos que se relacionan claramente con la enfermedad periodontal pero también con la cardiovascular, tales como el tabaco, el consumo de azúcares, el alcohol, una dieta elevada en estos favorece más sobrepeso y tendencia a la diabetes, pero también es un caldo de cultivo para tener más enfermedades en la cavidad bucal; una mala higiene dental hará más propensa a la persona a una enfermedad periodontal y también a la vascular", insiste el miembro de la Sociedad Española de Cardiología.

'MIMOENCÍAS'

   Es un proyecto de colaboración de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), cuyo objetivo es mejorar y potenciar la comunicación entre los médicos y los dentistas para sensibilizar a la población en la promoción de la salud bucodental y general, dada la relación existente entre enfermedades periodontales y riesgo cardiovascular.

   Con todo ello, los expertos aconsejan que, de la misma forma que se controla la presión arterial o el colesterol, se deben cuidar también las encías. El doctor Gómez Doblas concluye con que algunas enfermedades periodontales aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, y los cardiólogos deben de ser conscientes de esto, a la vez que recuerda que medicaciones crónicas asociadas a problemas cardiovasculares, como el uso de anticoagulantes, repercuten en el manejo de los pacientes en la consulta odontológica, y los dentistas deben conocer estos posibles efectos.