Los diagnósticos de autismo son altamente estables a los 14 meses de vida

Publicado 30/04/2019 7:31:36CET
PIXABAY - Archivo

MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los diagnósticos de trastornos del espectro autista (TEA) realizados por profesionales capacitados en niños de tan solo 14 meses son notablemente estables, lo que sugiere que la detección precisa y el tratamiento temprano son factibles, informan científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego, en Estados Unidos, en un estudio publicado en la edición digital de este lunes de 'JAMA Pediatrics'.

La creciente evidencia sugiere que el TEA tiene sus orígenes en la vida prenatal, probablemente durante el primer o segundo trimestre del embarazo, y los niños comienzan a mostrar los síntomas de la enfermedad en sus primeros cumpleaños, como no responder a sus nombres o interactuar positivamente con otros.

El diagnóstico temprano de TEA significa una intervención temprana y un beneficio terapéutico mejorado. "Cuanto antes pueda abordar los problemas de TEA, mejor será el resultado para el niño", dice la primera autora del estudio, Karen Pierce, profesora de Neurociencias y codirectora del Centro de Excelencia de Autismo de UC San Diego. Dirigió el estudio con el autor principal Eric Courchesne, también profesor de Neurociencias.

Varios estudios, incluida la investigación llevada a cabo por Pierce, han encontrado que simples listas de verificación de los padres realizadas en el primer año del niño pueden identificar los síntomas de la TEA. Y, sin embargo, la edad media de los diagnósticos de TEA en Estados Unidos, escriben los investigadores, es "a menudo años más tarde, generalmente entre los 3 y los 4 años".

Pierce considera que el retraso entre los primeros signos de TEA y el diagnóstico representa una oportunidad perdida, especialmente dado el ritmo acelerado del desarrollo cerebral en los primeros años de vida. "La densidad sináptica o las conexiones entre las neuronas en la corteza prefrontal y temporal, las regiones cerebrales involucradas centralmente en el comportamiento social de orden superior, se duplican entre el nacimiento y 1 a 2 años de edad", dice Pierce.

MEJORAR EL TRATAMIENTO CON UN DIAGNÓSTICO TEMPRANO

"Es concebible que los resultados para los niños con autismo puedan mejorarse si el tratamiento ocurriera durante este periodo de rápido crecimiento cerebral, en lugar de después, lo que es más común", añade. Para realizar su estudio, Pierce y sus colegas evaluaron a 1.269 niños pequeños de la población general (441 TEA y 828 sin TEA) que recibieron su primera evaluación diagnóstica entre los 12 y 36 meses y al menos una evaluación posterior, todos por psicólogos con licencia. Los diagnósticos variaron desde TEA y características de TEA hasta retraso en el lenguaje y el desarrollo u otros problemas de desarrollo.

La estabilidad diagnóstica general para el TEA fue de 0,84, más alta que para cualquier otro grupo de diagnóstico. Solo el 2 por ciento de los niños pequeños inicialmente considerados con TEA hizo la transición a diagnósticos posteriores de desarrollo típico. Dentro del grupo diagnosticado con TEA, la transición más común fue de TEA a las características de TEA en un 9 por ciento.

La estabilidad diagnóstica de TEA fue más débil entre los 12 y 13 meses, solo 0,50, pero aumentó a 0,79 a los 14 meses y a 0,83 a los 16 meses. El 24 por ciento de los niños pequeños no fueron designados como TEA en sus primeras evaluaciones, pero luego fueron identificados. La transición más común en este grupo fue una designación inicial de retraso en el desarrollo (25 por ciento) o retraso en el lenguaje (16 por ciento), en transición a un TEA de inicio tardío.

"Nuestros hallazgos sugieren que un diagnóstico de TEA se vuelve estable a partir de los 14 meses y, en general, es más estable que otros diagnósticos, como el retraso en el desarrollo o el lenguaje --apunta Pierce--. Una vez que se identifica a un niño pequeño como TEA, existe una probabilidad extremadamente baja de que él o ella realice pruebas dentro de los niveles típicos a los 3 o 4 años, por lo que es imperativo que usemos todas las herramientas eficaces lo antes posible para comenzar a tratar a los niños diagnosticados para el beneficio de ellos y sus familias a largo plazo".