Publicado 04/10/2021 07:22CET

Diabetes tipo 2 y retinopatía, ¿cuál es el riesgo?

Archivo - Retinopatía Diabética
Archivo - Retinopatía Diabética - IMO - Archivo

MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación presentada en la Reunión Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), ha descubierto que los hombres a los que se les diagnostica diabetes tipo 2 (T2D) a una edad temprana son más propensos a desarrollar retinopatía que los diagnosticados a partir de los 50 años.

Los hombres diagnosticados de T2D antes de los 40 años tenían un 72% más de probabilidades de padecer retinopatía que los varones que habían padecido T2D durante el mismo tiempo pero que habían sido diagnosticados a la edad más típica de 50 años o más.

La retinopatía es una complicación común de la diabetes en la que el daño a los vasos sanguíneos de la retina puede conducir a la ceguera y la T2D, la forma más común de diabetes, suele aparecer en personas de mediana y avanzada edad. Sin embargo, la aparición a una edad más temprana es cada vez más frecuente en todo el mundo.

La doctora Katrina Tibballs y sus colegas de la Universidad de Oslo (Noruega) analizaron los datos de los historiales médicos de 10.242 personas con T2D para averiguar la prevalencia de la diabetes de inicio joven en Noruega y explorar la relación entre la edad de diagnóstico y las complicaciones.

El conjunto de datos era representativo de Noruega y la edad media de diagnóstico de la T2D entre todos los participantes era de 56 años. Un total de 980 (10,2%) tenían diabetes de inicio joven (diagnóstico por debajo de los 40 años) y su edad media de diagnóstico era de 33,3 años. Este grupo llevaba una media de 11,4 años con diabetes tipo 2 en el momento del estudio, y el 55,6% eran hombres. El 15,5% tenía retinopatía.

Su riesgo de retinopatía y de enfermedad coronaria, otra complicación de la T2D, se comparó con el de un grupo de 6.627 personas a las que se les había diagnosticado T2D a partir de los 50 años (T2D de inicio normal).

La edad media del diagnóstico en este grupo era de 62,7 años. Este grupo llevaba una media de 7,8 años con la T2D en el momento del estudio, y el 53,4% eran hombres. El 5,9% tenía retinopatía.

Los diagnosticados antes de los 40 años tenían, de media, una HbA1c (nivel medio de azúcar en sangre) más alta en el momento del diagnóstico que los diagnosticados después de los 50 (7,6% frente a 6,9%).

En las personas con T2D de inicio joven, los niveles de HbA1c eran más altos ya desde el momento del diagnóstico de la diabetes, pero también aumentaban más rápidamente con el tiempo. En otras palabras, si dos personas tuvieran T2D durante el mismo tiempo, los niveles de HbA1c serían probablemente más altos en la que se diagnosticó a una edad más temprana.

El riesgo de cardiopatía coronaria estaba más relacionado con la edad en ambos grupos que con la duración de la diabetes. El riesgo de retinopatía, sin embargo, aumentó con la duración de la diabetes, y el riesgo se incrementó de forma especialmente acusada en aquellos con una T2D de inicio joven.

Cuando se consideraron y ajustaron otros factores relevantes, como la duración de la diabetes, la HbA1c, la edad actual, el IMC y la presión arterial, los hombres con diabetes de inicio joven tenían un 72% más de probabilidades de padecer retinopatía que los que tenían una T2D de inicio normal.

A diferencia de los hombres con T2D de inicio joven, las mujeres con T2D de inicio joven no tenían un riesgo significativamente mayor de padecer retinopatía que las que tenían T2D de inicio normal, tras tener en cuenta todos los factores mencionados.

El análisis también demostró que la retinopatía se desarrolló antes tras el diagnóstico en los hombres, pero no en las mujeres, con T2D de inicio joven que en la T2D de inicio normal.

Los autores del estudio afirman que es más probable que el diagnóstico se retrase en los hombres, que suelen acudir al médico de cabecera con menos frecuencia que las mujeres. Esto significaría que su T2D estuvo sin control durante más tiempo, lo que aumentaría el riesgo de complicaciones.

Además, la T2D de inicio joven puede ser una forma más agresiva de la enfermedad. La T2D se produce cuando las células beta del páncreas no pueden producir suficiente insulina (una hormona que ayuda a convertir el azúcar de los alimentos en energía) o la insulina que produce no funciona correctamente (un fenómeno conocido como "resistencia a la insulina").

Los investigadores afirman que los niveles medios de azúcar en sangre más elevados que se observan en las personas con T2D de inicio joven podrían ser un signo de un deterioro más rápido de las células productoras de insulina y, por tanto, de una forma más grave de la enfermedad.

La doctora Tibballs, médica de cabecera y estudiante de doctorado, concluye que "es importante que la diabetes de tipo 2 de inicio temprano se detecte y se trate adecuadamente para reducir la probabilidad de retinopatía y otras complicaciones".

"Las directrices actuales sobre la prevención y el tratamiento de la diabetes deberían actualizarse para reflejar el mayor riesgo de complicaciones en las personas con diabetes de inicio joven, especialmente el elevado riesgo de retinopatía en los hombres".

Contador