La diabetes aumenta hasta 4 veces el riesgo de ictus

Prueba de diabetes
CSIC - Archivo
Publicado 29/10/2018 13:50:34CET

MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

La diabetes aumenta de 2 a 4 veces el riesgo de padecer un ictus, según ha señalado la Federación Española de Diabetes (FEDE) con motivo del Día Mundial del Ictus, que se celebra este lunes 29 de octubre.

Por esa razón, desde FEDE han recordado la relación existente entre la diabetes y el ictus, así como la necesidad de tomar medidas para tener bajo control los factores de riesgo que asocian ambas patologías, como la hiperglucemia, la hipertensión, el sobrepeso o la dislipemia.

Por lo que respecta a las personas con diabetes, FEDE apunta que "en la gran mayoría de casos" se producen ictus de tipo isquémico, no hemorrágico, y afectan con mayor frecuencia a mujeres que a hombres. Según un reciente estudio del Instituto del Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), padecer un ictus isquémico aumenta en un 72 por ciento el riesgo de muerte en las mujeres, en los 5 años siguientes, frente al 22 por ciento en el caso de los hombres.

Esto se debe, según apuntan los investigadores, a una "mayor vulnerabilidad cardiovascular en las mujeres con diabetes que han sufrido un ictus". En este sentido, FEDE recuerda que la diabetes "no solo aumenta el riesgo de padecer un ictus, sino que también incrementa el riesgo de recurrencia y de desarrollar demencia tras el episodio".

"Puesto que la diabetes es una patología compleja, tenemos que emplear todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance para controlarla, como los hábitos de vida y, así, prevenir complicaciones, como las de carácter cerebrovascular que están detrás del ictus", ha recordado el presidente de FEDE, Andoni Lorenzo.

Y es que, si bien en la aparición del ictus en la diabetes influyen algunos factores, como el número de años desde el diagnóstico de la diabetes, que no se pueden alterar, asegura que "sí es posible actuar sobre otros factores de riesgo estrechamente ligados al ictus, como la hiperglucemia, la hipertensión, el sobrepeso o la dislipemia".

Para lograrlo, FEDE recuerda que es importante que las personas con diabetes sigan una alimentación saludable, practiquen ejercicio de forma regular, eviten el tabaco, limiten su consumo de alcohol y controlen, con especial atención, su tensión arterial. Por último, reivindican como "imprescindible" que se siga el tratamiento farmacológico pautado por el equipo sanitario y se realicen las revisiones oportunas, con el objetivo de evaluar estos factores de riesgo mencionados.

Contador