Detectan un biomarcador que puede acelerar el diagnóstico en niños de enfermedades neurológicas graves

Publicado 14/02/2020 9:53:00CET
Silla de ruedas, discapacidad, niño
Silla de ruedas, discapacidad, niño - FLICKR/ANGELOUX - Archivo

BARCELONA, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Hospital Clínic de Barcelona-Idibaps y del Hospital Sant Joan de Déu, en Esplugues de Llobregat (Barcelona), han liderado un estudio en el que demuestran que la detección de un anticuerpo contra la glicoproteína de la mielina de los oligodendrocitos (MOG) en un grupo de enfermedades neurológicas infantiles graves permite mejorar su diagnóstico y tratamiento.

Los hallazgos, publicados en 'The Lancet Neurology', sugieren que en la población infantil los anticuerpos MOG se asocian a espectro de trastornos neurológicos autoinmunes graves más amplios de lo que se pensaba, que incluye no solo enfermedades desmielinizantes sino también encefalitis.

"Aunque existe un conocimiento creciente de los síndromes asociados a anticuerpos MOG en niños, la gama completa de enfermedades que provocan sigue siendo desconocida", ha explicado el profesor Icrea del Idibaps Josep Dalmau.

En la última década, múltiples estudios han demostrado que diversas enfermedades desmielinizantes se asocian a los anticuerpos MOG, y que los pacientes afectados por este grupo de patologías con frecuencia mejoran gracias a la inmunoterapia.

Los anticuerpos contra MOG dañan la cubierta protectora que rodea las fibras nerviosas del cerebro, los nervios ópticos y la médula espinal, por lo que estos nervios no pueden transmitir los mensajes de manera efectiva, causando síntomas como pérdida de visión y alteración de la coordinación y la sensibilidad.

Los investigadores realizaron un estudio prospectivo en que se incluyeron 535 niños --con una edad media de 6 años-- con enfermedades desmielinizantes del sistema nervioso central y encefalitis de 40 hospitales de España.

A los 116 participantes que dieron positivo para anticuerpos MOG se analizaron las características clínicas y se les hizo un seguimiento exhaustivo con una media de 42 meses.

El 85% (99 niños) de los niños que dieron positivo para anticuerpos MOG y recibieron inmunoterapia apropiada, tuvieron una recuperación completa o casi completa, pero el 15% (17) presentaron secuelas moderadas a severas relacionadas con la enfermedad, como por ejemplo, deterioro cognitivo, epilepsia o pérdida de visión.

"El diagnóstico de muchos de estos pacientes, especialmente aquellos con encefalitis, no se hubiera realizado si no fuera por el diseño prospectivo de nuestro estudio", ha explicado la neuropediatra Thais Armangué.

El estudio también demuestra que, entre los pacientes con encefalitis, los anticuerpos MOG fueron los biomarcadores más frecuentes, más comunes que todos los demás anticuerpos neuronales combinados, lo que sugiere que el test de anticuerpos MOG debe plantarse ante cualquier niño con encefalitis después de descartar las causas más reconocibles.

Contador