Publicado 30/08/2021 14:36CET

La detección de fibrilación auricular en personas de 75 y 76 años podría reducir el riesgo de accidente cerebrovascular

Archivo - Corazón
Archivo - Corazón - UPV - Archivo

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

La detección de fibrilación auricular en personas de 75 y 76 años podría reducir el riesgo de accidente cerebrovascular, hemorragia grave y muerte, según ha puesto de manifiesto un estudio del Karolinska Institutet en Suecia y que ha sido publicado en la revista 'The Lancet'.

La fibrilación auricular, una forma de arritmia o latidos cardíacos irregulares, se asocia con un riesgo cinco veces mayor de accidente cerebrovascular. Los síntomas suelen ser perjudiciales, ya que se pueden formar grandes coágulos de sangre en el corazón, liberarse y correr el riesgo de obstruir los vasos grandes del cerebro y causar un accidente cerebrovascular.

La terapia con anticoagulantes reduce el riesgo de accidente cerebrovascular. Aún así, los países no examinan a la población general para detectar fibrilación auricular, sino que tratan a los pacientes que se descubren durante la atención de rutina.

El estudio incluyó a personas de 75 y 76 años, casi 28.000 en total. Los participantes fueron asignados al azar para ser invitados a un cribado (13,979 personas) o a un grupo de control (13,996 personas), que recibieron atención estándar. Todos ellos completaron un cuestionario de salud y realizaron el llamado ECG del pulgar (electrocardiograma), que consiste en colocar los pulgares en un dispositivo de ECG que mide la actividad eléctrica del corazón.

Aquellos sin fibrilación auricular pudieron llevarse a casa el dispositivo de ECG y se les pidió que registraran su ritmo cardíaco dos veces al día durante dos semanas. Si el dispositivo registraba ritmos cardíacos irregulares, los participantes eran remitidos a un cardiólogo para una evaluación estandarizada y, si no había contraindicaciones, el inicio de la terapia con anticoagulantes orales.

A continuación, se realizó un seguimiento de las 28.000 personas durante al menos cinco años. La detección de fibrilación auricular fue mayor en el grupo de detección, el cual también tuvo una incidencia ligeramente menor de muerte, accidente cerebrovascular y hemorragia grave que el grupo de control.

Según los investigadores, los hallazgos indican que al menos 2.300 casos de accidente cerebrovascular o muerte podrían evitarse por año en Suecia si se introdujera un examen nacional de fibrilación auricular en los ancianos.

Contador