Un descubrimiento inmunológico abre nuevas posibilidades para el uso de anticuerpos

Publicado 27/06/2019 12:33:47CET
Los anticuerpos administrados por vía subcutánea se han transportado al ganglio linfático y se han unido a sus dianas específicas en los vasos sanguíneos (magenta), linfocitos T (verde), linfocitos B (azul) y células presentadoras de antígeno (blanco).
Los anticuerpos administrados por vía subcutánea se han transportado al ganglio linfático y se han unido a sus dianas específicas en los vasos sanguíneos (magenta), linfocitos T (verde), linfocitos B (azul) y células presentadoras de antígeno (blanco). - RUTH FAIR-MÄKELÄ

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Turku (Finlandia) han descubierto, en un modelo experimental, que un nuevo mecanismo permite que los anticuerpos entren directamente en el ganglio linfático, este descubrimiento inmunológico abre nuevas posibilidades para el uso de anticuerpos.

Según han explicado los investigadores en la 'Revista de investigación clínica', muchas de las reacciones de defensa inmune se lanzan en los ganglios linfáticos. Por ejemplo, las moléculas pequeñas y extrañas que pasan a través de los vasos linfáticos hasta el ganglio linfático de drenaje, donde se presentan a los glóbulos blancos.

Sin embargo, los conductos reticulares dentro del ganglio linfático son tan pequeños que las moléculas grandes no pueden transportarse a través del sistema. Por lo tanto, los investigadores han pensado que los anticuerpos administrados por vía subcutánea podrían pasar a través de los vasos linfáticos directamente a la circulación sanguínea sin pasar por los ganglios linfáticos por completo.

Así, los investigadores han descubierto que los anticuerpos pasan a través de las células endoteliales linfáticas que cubren la superficie del ganglio linfático mediante un mecanismo previamente desconocido. "Fue una sorpresa descubrir anticuerpos administrados por vía subcutánea en el parénquima del ganglio linfático de drenaje. La entrega del anticuerpo fue extremadamente eficiente. Se transportó de la piel al ganglio linfático en solo unos segundos", ha explicado Laura Kähäri, una de las autoras del estudio.

Además, según ha continuado explicando, "cuando usamos una pequeña dosis, el anticuerpo se encontró solo en el ganglio linfático de drenaje (además de en el sitio de administración), y en ninguna otra parte del cuerpo".

"PODEMOS ACTIVAR O INHIBIR LA INFLAMACIÓN LOCALMENTE"

De esta manera, los anticuerpos se han administrado de forma intacta al ganglio linfático de drenaje dirigido. "Al utilizar esta nueva ruta de administración, podemos activar o inhibir la inflamación localmente", ha asegurado Ruth Fair-Mäkelä, otra de las autoras del estudio.

Los anticuerpos se usan comúnmente en el tratamiento de enfermedades inflamatorias, cánceres y varias otras enfermedades. La medicación a menudo se administra al paciente por vía intravenosa para que grandes cantidades del anticuerpo se propaguen por todo el cuerpo a través de la circulación sanguínea.

El nuevo descubrimiento podría tener un impacto de gran alcance en la medicina. En las vacunaciones, por ejemplo, la respuesta inmune se refuerza con adyuvantes relativamente no específicos que desencadenan la inflamación en el ganglio linfático de drenaje. Sobre la base de este estudio, el mismo efecto podría ser inducido por anticuerpos administrados localmente y bien caracterizados.

En algunos casos, también podría administrarse localmente los inhibidores inmunoterapéuticos de los puntos de control que han revolucionado el tratamiento del cáncer. Cuando se compara con la administración actual a través de la circulación sanguínea, la administración local subcutánea requeriría solo una fracción de la cantidad de fármaco utilizada en este momento. Además de los beneficios de costo, esto debería eliminar los efectos adversos en otras partes del cuerpo.

Contador