Publicado 12/08/2021 07:24CET

Descubren que sólo un subtipo de célula grasa humana responde a la estimulación de la insulina

Archivo - Tejido adiposo blanco con adipocitos blanco y beige (la tinción púrpura identifica las células beige) para el control y las muestras eliminadas con TLE3.
Archivo - Tejido adiposo blanco con adipocitos blanco y beige (la tinción púrpura identifica las células beige) para el control y las muestras eliminadas con TLE3. - VILLANUEVA LAB - Archivo

MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

Es bien sabido que las células grasas pueden influir en la sensibilidad a la insulina. Ahora, investigadores del Instituto Karolinska, en Suecia, han descubierto que existen tres subtipos diferentes de células grasas maduras en el tejido adiposo blanco pero que sólo una de ellas, llamada AdipoPLIN, responde a la insulina. Los hallazgos, publicados en la revista 'Cell Metabolism', pueden ser relevantes para futuros tratamientos de enfermedades metabólicas como la diabetes de tipo 2, según los investigadores.

"Estos hallazgos aumentan nuestros conocimientos sobre la función del tejido adiposo --afirma el coautor Niklas Mejhert, investigador del Departamento de Medicina de Huddinge, en el Instituto Karolinska--. Demuestran que la capacidad general del tejido adiposo para responder a la insulina está determinada por la proporción y la función de un subtipo específico de células adiposas. Esto podría tener implicaciones en enfermedades como la obesidad, la resistencia a la insulina y la diabetes de tipo 2".

En el estudio los investigadores identificaron 18 clases de células que se agrupan en el tejido adiposo blanco de los humanos. De ellas, tres constituían células grasas maduras con fenotipos distintos.

Para comprobar si los subtipos de células adiposas estaban vinculados a alguna función específica, los investigadores examinaron en parte cómo reaccionaban estos subtipos en cuatro personas ante aumentos a corto plazo de los niveles de insulina.

El resultado mostró que la insulina activaba la expresión génica en el subtipo AdipoPLIN pero no afectaba materialmente a los otros dos subtipos. Además, la respuesta a la estimulación de la insulina era proporcional a la sensibilidad a la insulina de todo el cuerpo del individuo.

"Nuestros hallazgos desafían la visión actual de la resistencia a la insulina como una respuesta generalmente reducida a la insulina en las células grasas --explica Mikael Rydén, profesor del mismo departamento y otro de los autores corresponsales del estudio--. En cambio, nuestro estudio sugiere que la resistencia a la insulina, y posiblemente la diabetes de tipo 2, podría deberse a cambios en un subtipo específico de células grasas".

Según señala, "esto demuestra que el tejido adiposo es un tejido mucho más complejo de lo que se pensaba. Al igual que el tejido muscular, las personas tienen varios tipos de células grasas con funciones diferentes, lo que abre la posibilidad de futuras intervenciones dirigidas a los distintos tipos de células grasas", añade.

En el estudio, el grupo de Rydén y Mejhert utilizó una técnica especial denominada transcriptómica espacial, desarrollada, entre otros, por el socio colaborador Patrik Stahl, profesor asociado del Real Instituto de Tecnología KTH y de SciLifeLab. La transcriptómica espacial genera información sobre la organización de los tejidos a través de la microscopía y la expresión de los genes mediante la secuenciación del ARN.

"Este estudio es único porque es la primera vez que aplicamos la transcriptómica espacial al tejido adiposo, que tiene un conjunto especial de características y composición --resalta Patrik St'hl, tercer autor correspondiente del estudio--. Estamos muy contentos de que la tecnología siga contribuyendo a resolver cuestiones biológicamente complejas en un número cada vez mayor de áreas de investigación".