Descubren un prometedor desactivador de la inflamación

Laboratorio
PIXABAY/HERNEY GÓMEZ - Archivo
Publicado 03/04/2018 7:17:35CET

   MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Científicos han descubierto un nuevo proceso metabólico en el cuerpo que puede desactivar la inflamación. Han detectado que 'itaconato', una molécula derivada de la glucosa, actúa como un potente interruptor para los macrófagos, que son las células del sistema inmune que se encuentran en el corazón de muchas enfermedades inflamatorias, como la artritis, la enfermedad inflamatoria del intestino y las patologías cardiacas.

   Los autores de esta investigación, que trabajan en la Facultad de Bioquímica e Inmunología en el 'Trinity Biomedical Sciences Institute' en el 'Trinity College' de Dublín, Irlanda, esperan que su descubrimiento tenga relevancia para las enfermedades inflamatorias e infecciosas, y que sus hallazgos también pueden ayudar a desarrollar nuevos fármacos muy necesarios para tratar personas que viven con estas condiciones

   El profesor de Bioquímica de Trinity, Luke O'Neill, fue, junto con el doctor Mike Murphy, de la Universidad de Cambridge, Inglaterra, el líder conjunto del trabajo recién publicado en la revista internacional 'Nature'. Los descubrimientos se realizaron utilizando células humanas y ratones como un organismo modelo.

   El profesor O'Neill explica: "Mi laboratorio ha estado explorando los cambios metabólicos en los macrófagos durante los últimos seis años y hemos encontrado lo que creemos que es el hallazgo más importante hasta ahora. Se conoce bien que los macrófagos causan inflamación, pero acabamos de descubrir que se les puede inducir a hacer un bioquímico llamado itaconato. Esto funciona como un freno importante, o interruptor de apagado, en los macrófagos, enfriando el calor de la inflamación en una proceso nunca antes descrito ".

PROTEÍNAS PROINFLAMATORIAS, BLOQUEADAS

   La doctora Evanna Mills, quien, junto con Dylan Ryan fue el primer autor del trabajo, señala: "El macrófago toma la glucosa nutriente, cuyo trabajo diario es proporcionar energía y, sorprendentemente, la convierte en itaconato. Esto bloquea la producción de factores inflamatorios y también protege a los ratones de la inflamación letal que puede ocurrir durante la infección".

   Dylan Ryan agrega: "Hemos encontrado que el itaconato puede modificar directamente una gran cantidad de proteínas importantes para la inflamación en una reacción química nunca antes descrita y que esta reacción es importante para los efectos antiinflamatorios del itaconato".

   El descubrimiento está muy en la frontera de la investigación de la inflamación y el el profesor O'Neill y sus colaboradores ahora están explorando su relevancia para el inicio y desarrollo de enfermedades inflamatorias e infecciosas. También están interesados en explorar si los hallazgos pueden explotarse en un esfuerzo por desarrollar nuevos medicamentos antiinflamatorios.

   El trabajo fue una colaboración con la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, la Universidad de Cambridge, la Universidad de Oxford, la Universidad Johns Hopkins, la Universidad de Dundee y GlaxoSmithKline, donde tanto el profesor O'Neill como el Mills pasaron un tiempo sabático.

   "Este descubrimiento y las nuevas vías de investigación que ha abierto nos mantendrán ocupados durante algún tiempo, pero esperamos que un día marque una diferencia para los pacientes con enfermedades que siguen siendo difíciles de tratar", concluye el profesor O'Neill.