Descubren que compartir la hipertensión es común en las parejas casadas

Archivo - Elderly couple holding hands
Archivo - Elderly couple holding hands - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / JACOBLUND - Archivo
Actualizado: lunes, 11 diciembre 2023 10:31

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Si uno de los cónyuges o miembros de una pareja heterosexual padece hipertensión arterial, el otro miembro de la pareja a menudo también la padece, según una nueva investigación publicada en el 'Journal of the American Heart Association', una revista de acceso abierto y revisada por expertos de la Asociación Americana del Corazón.

"Mucha gente sabe que la hipertensión arterial es común en los adultos de mediana edad y mayores, pero nos sorprendió descubrir que, entre muchas parejas mayores, tanto el marido como la mujer tenían hipertensión arterial en Estados Unidos, Reino Unido, China y la India --explica el autor principal Chihua Li, becario postdoctoral en la Universidad de Michigan (Estados Unidos) y autor correspondiente del estudio--. Por ejemplo, en Estados Unidos, entre más del 35% de las parejas de 50 años o más, ambos tenían hipertensión".

Los investigadores estudiaron si las parejas heterosexuales de estos países reflejaban mutuamente su estado de hipertensión. Estudios anteriores habían explorado la unión de la hipertensión arterial y otras enfermedades entre parejas en el entorno de un solo país o habían utilizado pequeñas muestras regionales.

"El nuestro es el primer estudio que examina la unión de la hipertensión arterial en parejas de países de ingresos altos y medios --afirma el coautor del estudio, el doctor Jithin Sam Varghese, profesor adjunto de investigación del Centro Emory de Investigación Global de la Diabetes de la Universidad Emory de Atlanta--. Queríamos averiguar si muchas parejas casadas que suelen tener los mismos intereses, entorno vital, hábitos de vida y resultados de salud también pueden compartir la hipertensión".

Los investigadores analizaron las medidas de presión arterial de 3.989 parejas estadounidenses, 1.086 parejas inglesas, 6.514 parejas chinas y 22.389 parejas indias, y descubrieron que la prevalencia de hipertensión en ambos cónyuges o parejas era del 47% en Inglaterra, el 38% en Estados Unidos, el 21% en China y el 20% en la India. En comparación con las mujeres casadas con maridos sin hipertensión, las mujeres cuyos maridos tenían hipertensión tenían un 9% más de probabilidades de padecerla en Estados Unidos e Inglaterra, un 19% más en la India y un 26% más en China.

Dentro de cada país, se observaron asociaciones similares para los maridos. La asociación se mantuvo cuando los análisis se estratificaron por zona de residencia dentro de cada país, riqueza del hogar, duración del matrimonio, grupos de edad y niveles de educación.

"La hipertensión arterial es más común en Estados Unidos e Inglaterra que en China e India, sin embargo, la asociación entre el estado de la presión arterial de las parejas fue más fuerte en China e India que en Estados Unidos e Inglaterra. Una de las razones podría ser cultural. En China y la India, existe la firme creencia de permanecer unidos como una familia, por lo que las parejas podrían influir más en la salud del otro --explica el coautor del estudio Peiyi Lu, becario post-doctoral en epidemiología en la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia (Estados Unidos--. En las sociedades colectivistas de China e India, se espera que las parejas dependan y se apoyen mutuamente, tanto emocional como instrumentalmente, por lo que la salud podría estar más entrelazada".

Estos hallazgos ponen de relieve el potencial del uso de enfoques basados en la pareja para el diagnóstico y la gestión de la hipertensión, como el cribado en pareja, la formación en habilidades o la participación conjunta en programas, resalta Li.

Los investigadores utilizaron datos transversales tomados de estudios sobre el envejecimiento que son representativos de poblaciones de países enteros, incluidos el Estudio de Salud y Jubilación 2016-17 de Estados Unidos, el Estudio Longitudinal Inglés sobre el Envejecimiento 2016-17, el Estudio Longitudinal de Salud y Jubilación 2015-16 de China y el Estudio Longitudinal de Envejecimiento 2017-19 de la India.

Estos cuatro estudios han armonizado el diseño y las medidas, y cada uno adoptó una encuesta de hogares que primero reclutó a un participante principal que cumplía con la elegibilidad de edad -50 años o más para los estudios en Estados Unidos y Reino Unido y 45 años o más para los estudios en China e India- y luego invitó a su cónyuge o pareja a participar independientemente de su edad.

Las parejas se definieron como participantes heterosexuales que vivían en el mismo hogar y declararon estar casados o ser pareja del otro, y aquellos que eran mayores de la edad legal para contraer matrimonio en su país en el momento de la encuesta. La edad media de los maridos en el estudio era de 65,7 años en EE.UU.; 74,2 años en Inglaterra; 61,5 años en China; y 57,2 años en India. La edad media de las esposas era de 62,9 años en EE.UU., 72,5 años en Inglaterra, 59,2 años en China y 51,1 años en la India.

"Varghese, Lu y sus colegas informan un hallazgo importante entre los adultos de mediana edad y mayores: si su cónyuge tiene hipertensión, es más probable que usted también tenga hipertensión", destaca Bethany Barone Gibbs, profesora asociada y directora del departamento de epidemiología y bioestadística de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Virginia Occidental, y presidenta del comité de redacción de la Declaración 2021 de la Asociación sobre la Actividad Física como Componente Crítico del Tratamiento de Primera Línea para la Presión Arterial Elevada o el Colesterol.

"Estos hallazgos son importantes porque la hipertensión se encuentra entre los factores de riesgo cardiovascular modificables más dominantes y sigue siendo altamente prevalente y mal controlada a un nivel cada vez más global --añade--. Como señalan los autores, el enfoque actual de las estrategias clínicas y de salud pública para controlar la hipertensión a nivel individual no es adecuado. Los autores sugieren que las intervenciones dirigidas a los cónyuges pueden, por lo tanto, ser especialmente eficaces".

Según apunta, "siguiendo esta idea, hacer cambios en el estilo de vida, como ser más activo, reducir el estrés o comer una dieta más saludable, todos pueden reducir la presión arterial; sin embargo, estos cambios pueden ser difíciles de lograr y, lo que es más importante, sostener si su cónyuge o pareja (y la mayor unidad familiar) no están haciendo cambios con usted".

"Estas conclusiones también apuntan a un planteamiento más amplio: es probable que para reducir la carga de la hipertensión en la salud pública mundial sean necesarias intervenciones que utilicen un modelo socioecológico que tenga en cuenta los factores determinantes de la hipertensión a nivel individual, interpersonal, ambiental y político", concluye.