Descubren dos mecanismos que permitirán mejorar el diagnóstico de enfermedades intestinales

Actualizado 25/01/2017 18:33:52 CET
Síndrome Del Intestino Irritable
EUROPA PRESS

Solo entre un 20% y un 40% de los pacientes de intestino irritables está bien diagnosticado

BARCELONA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del grupo de Fisiología y Fisiopatología Digestiva del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR) y del Institute of Human Genetics del Hospital de Heidelberg (Alemania) han descubierto dos mecanismos moleculares que permitirán mejorar el diagnóstico de enfermedades intestinales, según ha publicado la revista 'Gut'.

Han hallado dos mecanismos moleculares que controlan la expresión de las proteínas indispensables para el mantenimiento del epitelio intestinal, lo que permitirá validar estos marcadores para el diagnóstico del intestino irritable y otras enfermedades sistémicas asociadas a la permeabilidad intestinal, como la diabetes y la cirrosis, ha informado el Vall d'Hebron este miércoles en un comunicado.

Actualmente, no se dispone de marcadores biológicos consensuados para el intestino irritable y su diagnóstico se establece solo con criterios clínicos y tras descartar otras enfermedades, lo que provoca que llegue tarde --al cabo de dos años-- y que solo entre un 20% y un 40% de los pacientes está bien diagnosticados.

La investigación muestra cómo los microRNAs 16 y 125b modulan las moléculas Claudina 2 y Cingulina de forma diferente en el intestino de pacientes y controles sanos, y su función es mantener una barrera óptima entre el exterior y el interior, controlando la permeabilidad epitelial y evitando que sustancias nocivas accedan al interior del organismo.

ESTUDIO CON PACIENTES SANOS Y ENFERMOS

Los investigadores han comparado las biopsias obtenidas de una parte del intestino delgado de 43 pacientes del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona con el intestino irritable y predominio de diarrea, con las de 24 personas sanas.

Los participantes completaron un cuestionario durante diez días en el que tuvieron que indicar y medir aspectos como el dolor abdominal y la frecuencia, número y consistencia de sus deposiciones.

Una de las líderes del estudio, la doctora María Vicario, ha destacado que el estudio ha comprobado que la expresión de los dos marcadores está alterada en el intestino delgado de los pacientes con intestino irritable con predominio de diarrea, y no lo está en las personas sanas.

El trabajo también ha demostrado que si se inhiben los mecanismos que regulan la Claudina 2 y la Cingulina se producen cambios contrarios a su expresión y en la permeabilidad intestinal, lo que indica que los marcadores podrán ser útiles para diagnosticar en un futuro este trastorno, que se produce especialmente en los pacientes con formas más severas de intestino irritable.

Tras publicar estos hallazgos, los investigadores han iniciado un segundo estudio para poder validar de forma "no invasiva" con una cohorte de 200 pacientes si los marcadores descubiertos son específicos del intestino irritable o marcadores generales de enfermedades en las que también se produce un trastorno de permeabilidad, como la diabetes, la artritis reumatoide o la cirrosis.