. Descubren cómo se despiertan los herpesvirus
Actualizado 09/05/2022 13:34

Descubren cómo se despiertan los herpesvirus

Archivo - Herpes zóster.
Archivo - Herpes zóster. - TRIOCEAN/ISTOCK - Archivo

MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS

Los investigadores han descubierto que los herpesvirus latentes inducen su reactivación a través de un mecanismo celular previamente desconocido mediado por un microARN viral, según publican en la revista 'Nature'.

Hasta la fecha se conocen ocho virus del herpes diferentes en el ser humano. Todos ellos se asientan de forma permanente en el organismo tras una infección aguda. En determinadas circunstancias, se despiertan de esta fase latente, se multiplican y atacan a otras células. Esta reactivación se asocia a menudo con síntomas, como el picor del herpes labial o el herpes zóster.

En el curso de la evolución, la mayoría de los herpesvirus han aprendido a utilizar pequeñas moléculas de ARN, los llamados microARN, para reprogramar sus células huésped en su beneficio. Un equipo de investigación dirigido por Bhupesh Prusty y Lars Dölken, de la Julius-Maximilians-Universität (JMU) - , en Alemania, ha logrado demostrar por primera vez que un microARN viral actúa como regulador maestro para inducir la reactivación del virus.

Los investigadores han hallado el mecanismo celular, hasta ahora desconocido, por el que el herpesvirus humano 6 (HHV-6) desencadena su propio despertar.

Más del 90 por ciento de las personas están infectadas por el HHV-6 sin darse cuenta, pero es probable que el virus sólo cause problemas cuando se despierta repetidamente.

Se sospecha que la reactivación del HHV-6 perjudica la función cardíaca, provoca el rechazo de órganos trasplantados y desencadena enfermedades como la esclerosis múltiple o el síndrome de fatiga crónica (ME/CFS). Además, estudios recientes sugieren que este herpesvirus puede estar implicado en el desarrollo de la esquizofrenia, el trastorno bipolar y otras enfermedades del sistema nervioso.

"Cómo se reactivan los herpesvirus a partir de un estado latente es la cuestión central en la investigación de los herpesvirus --afirma el virólogo de la JMU Lars Dölken--. Si entendemos esto sabremos cómo intervenir terapéuticamente". Una clave hasta ahora desconocida es un microARN viral llamado miR-aU14. Es el interruptor central que inicia la reactivación del HHV-6.

El miR-aU14 regulador procede del propio virus. En cuanto se expresa interfiere en el metabolismo de los microARN humanos. Al hacerlo, interfiere selectivamente en la maduración de varios microARN de la familia miR-30. Como resultado, estos importantes microARNs celulares dejan de producirse. Esto, a su vez, afecta a una vía de señalización celular, el llamado eje miR-30/p53/Drp1.

A través de esta vía, el miR-aU14 viral induce la fragmentación mitocondrial. Estas estructuras celulares son de vital importancia para la producción de energía, pero también para la transmisión de señales en la defensa contra los virus.

El miR-aU14 viral interfiere así en la producción de interferones de tipo I, sustancias mensajeras con las que la célula señala la presencia de virus al sistema inmunitario. Al faltar los interferones, el herpesvirus es capaz de pasar de un estado latente a uno activo sin ser molestado. Curiosamente, el grupo de investigación de Würzburg también pudo demostrar que el microARN viral no sólo es esencial para la replicación del virus, sino que también desencadena directamente la reactivación del virus desde su estado latente.

Los investigadores quieren ahora comprender el mecanismo exacto por el que el microARN viral inicia la reactivación del virus. Además, existen los primeros indicios de que otros herpesvirus también pueden reactivarse mediante el mismo mecanismo.

Esto podría revelar opciones terapéuticas para prevenir la reactivación de estos virus o para desencadenarla específicamente con el fin de eliminar las células reactivadoras. Otro objetivo es comprender en detalle las consecuencias moleculares de la fragmentación mitocondrial.

Por primera vez, este trabajo de Würzburg demuestra que un microARN puede regular directamente el proceso de maduración de otros microARN. Esto también abre nuevas posibilidades terapéuticas ya que se pueden diseñar pequeños ARN artificiales para desactivar específicamente miembros individuales de familias de microARN. Este tipo de intervenciones sutiles no eran posibles hasta ahora.