Publicado 29/06/2022 07:41

Desarrollan un sensor para detectar una posible conmoción cerebral

Archivo - La zona roja muestra el lugar donde se inflama el cerebro después de una conmoción cerebral.
Archivo - La zona roja muestra el lugar donde se inflama el cerebro después de una conmoción cerebral. - UNIVERSITY OF SOUTH AUSTRALIA - Archivo

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un parche sensor recientemente desarrollado que se lleva en la nuca puede ser útil para predecir el riesgo de conmoción cerebral en deportes de alto impacto como el fútbol americano o el judo, según una nueva investigación. El estudio, publicado en la revista 'Scientific Reports' informa de que el dispositivo, pequeño y flexible, es capaz de detectar tensiones repentinas en el cuello, como el latigazo cervical, en un maniquí de prueba.

Las colisiones y los accidentes sin colisión en los deportes de contacto pueden causar movimientos del cuello a gran velocidad que pueden provocar una conmoción cerebral. Ya existen dispositivos que ayudan a predecir las conmociones cerebrales, como los sensores basados en acelerómetros que detectan el movimiento cuando se colocan en el casco de un deportista. Sin embargo, estos dispositivos son voluminosos y pueden dar lecturas falsas cuando el casco se mueve en la cabeza de la persona.

Los investigadores han desarrollado un novedoso sensor en forma de parche que utiliza una capa de material termoplástico (conocido como nanogenerador ferroelectrolítico) que produce energía eléctrica cuando se toca físicamente o se aplica presión. La señal eléctrica producida es proporcional a la tensión física en el cuello y puede utilizarse para estimar la aceleración y la velocidad del movimiento repentino del cuello, dos marcadores importantes para predecir la conmoción cerebral.

Para probar el parche sensor, aplicaron el dispositivo a la nuca de un maniquí que tenía sensores basados en la aceleración y un giroscopio dentro de la cabeza. A continuación, dejaron caer el maniquí desde una altura suspendida de 61 cm para simular un latigazo cervical, y descubrieron que el resultado del parche sensor tenía una fuerte correlación positiva del 90% con los resultados de los sensores del interior de la cabeza. Por término medio, la variación de la sensibilidad de las lecturas entre los distintos dispositivos de sensores del parche fue inferior al 10%.

Los autores concluyen que su dispositivo puede utilizarse potencialmente para medir el latigazo cervical y podría desarrollarse más para ayudar a detectar la conmoción cerebral. Sin embargo, es necesario realizar más pruebas en atletas y deportistas humanos.