Desarrollan una nueva mezcla de antibiótico y cemento óseo para infecciones de prótesis

Actualizado 23/04/2012 14:58:48 CET
Investigadores Logran Avances Para Tratar Las Infecciones De Prótesis
GENERALITAT

VALENCIA, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los servicios de Farmacia Hospitalaria y Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario Doctor Peset, junto al Departamento de Farmacia y Tecnología Farmacéutica de la Universitat de València y el Instituto de Reconocimiento Molecular y Desarrollo Tecnológico (IDM), centro mixto Universidad Politécnica de Valencia- Universitat de València, han conseguido impregnar en un ensayo 'in vitro' cemento óseo de fijación para prótesis articulares con un antibiótico de frecuente utilización para infecciones por gérmenes multirresistentes, según ha indicado la Generalitat en un comunicado.

Este proyecto de investigación básica recibió el premio al mejor póster del IX Congreso Nacional de la Asociación Española de Investigación en Cirugía Ortopédica y Traumatología (Invescot), celebrado en Alicante, y abre nuevas vías para mejorar los tratamientos que se aplican en casos de infecciones de prótesis articulares, ya que este tipo de preparado no estaba disponible hasta ahora.

El traumatólogo del Hospital Universitario Doctor Peset, José Luis Rodrigo, ha comentado que una de las complicaciones asociadas al implante de prótesis, de cadera o rodilla, es la infección. "En estos casos, el implante se extrae, se limpia la zona y se coloca una nueva prótesis que se fija con cemento óseo impregnado de antibiótico", ha indicado. Lo que sucede es que, hasta ahora, "solo se disponía de dos tipos de antibiótico que cubren no llega al 30 por ciento de los gérmenes y para los que ya se han desarrollado muchas resistencias.

Ante esta situación y una tasa de infección que, para cadera y rodilla, se sitúa entre el 0,5 por ciento y el 3 por ciento de los casos, los investigadores del Hospital Universitario Doctor Peset, la Universitat de València y el IDM, se plantearon la posibilidad de diseñar una mezcla formada por cemento impregnado con otro antibiótico que aumentara la cobertura antibacteriana disponible.

COMBATIR MEJOR LAS INFECCIONES

Para ello se preparó una mezcla de tres tipos de cemento acrílico con ciprofloxacino en la proporción 40:1. Las mezclas obtenidas se introdujeron en moldes y se obtuvieron entre 10 y 15 muestras, de las que se eligieron tres de cada una de las mezclas y se realizaron los estudios de liberación del antibiótico durante 60 días.

La farmacéutica del Hospital Universitario Doctor Peset, Mónica Climente, ha indicado que "no puede mezclarse cualquier antibiótico con el cemento de fijación porque muchos de estos fármacos modifican las propiedades del cemento y no resultan útiles para la cirugía".

Sin embargo, el ciprofloxacino no alteró las características del cemento y, además, en todas las muestras estudiadas la liberación del antibiótico se mantuvo durante los 60 días del ensayo, por lo que la utilización de esta mezcla en la práctica ortopédica "podría constituir un aporte a la mejora terapéutica en caso de infecciones producidas por gérmenes sensibles al ciprofloxacino", ha añadido.

De hecho, los resultados del ensayo 'in vitro' apuntan que el ciprofloxacino se libera durante las primeras 48 horas a "mayor velocidad", que su liberación se mantiene durante 60 días como mínimo y que, en ningún caso, la cantidad de antibiótico liberada supera el 3 por ciento de la carga inicial.

Con este nuevo sistema diseñado por el Hospital Universitario Doctor Peset, la Universitat de València y el IDM, se incorporan antibióticos ya conocidos como el ciprofloxacino al cemento óseo de fijación para combatir mejor las infecciones de prótesis articulares.

"UN PASO MÁS"

Climente considera que es "un paso más" en la personalización de los tratamientos con antibióticos que también permite una liberación local del antibiótico "a elevadas concentraciones en el lugar de la infección", por lo que "gracias a esta nueva formulación se podría reducir la duración del tratamiento sistémico que reciben los pacientes con infección de prótesis de forma habitual".

El tratamiento sistémico para prevenir una nueva infección consiste en la administración de antibióticos por vía intravenosa u oral durante un periodo que puede alargarse de tres a seis meses porque el riesgo de infección es mayor en pacientes a los que ya se les ha extirpado un implante y se les vuelve a colocar una nueva prótesis. "Poder acortar este tratamiento tan largo sería muy beneficioso", ha añadido la farmacéutica del Hospital Universitario Doctor Peset.

Este hospital público valenciano coloca al año más de 300 prótesis de rodilla y unas 200 prótesis de cadera. La prevención de infecciones y el correcto tratamiento de las que aparezcan son fundamentales para que el paciente recupere su funcionalidad. Por eso, la intención de los autores de este ensayo es continuar esta línea de investigación para probar la eficacia de la nueva mezcla y empezar a utilizarla en cirugía ortopédica.