Publicado 12/08/2021 07:04CET

Desarrollan un innovador revestimiento de los vasos sanguíneos que reduce el rechazo de los órganos trasplantados

Archivo - Vaso sanguíneo, circulación de la sangre.
Archivo - Vaso sanguíneo, circulación de la sangre. - LA JOLLA INSTITUTE FOR IMMUNOLOGY - Archivo

MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores han encontrado una forma de reducir el rechazo de órganos tras un trasplante utilizando un polímero especial para recubrir los vasos sanguíneos del órgano que se va a trasplantar, según un estudio que publican en la revista 'Nature Biomedical Engineering'.

El polímero, desarrollado por el doctor Jayachandran Kizhakkedathu, profesor de medicina de la Universidad de Columbia Británica (UBC), en Canadá, y su equipo del Centro de Investigación de la Sangre y el Instituto de Ciencias de la Vida, disminuyó sustancialmente el rechazo de los trasplantes en ratones cuando fue probado por colaboradores de la Universidad Simon Fraser (SFU) y la Universidad Northwestern.

"Tenemos la esperanza de que este avance mejore algún día la calidad de vida de los pacientes trasplantados y mejore la vida útil de los órganos trasplantados", asegura Kizhakkedathu.

El descubrimiento podría eliminar la necesidad de los fármacos, generalmente con graves efectos secundarios, de los que dependen los receptores de trasplantes para evitar que su sistema inmunitario ataque al nuevo órgano como un objeto extraño.

El doctor Kizhakkedathu explica cómo surge ese problema: "Los vasos sanguíneos de nuestros órganos están protegidos con un revestimiento de tipos especiales de azúcares que suprimen la reacción del sistema inmunitario, pero en el proceso de obtención de los órganos para el trasplante, estos azúcares se dañan y ya no pueden transmitir su mensaje".

El equipo del doctor Kizhakkedathu sintetizó un polímero que imita estos azúcares y desarrolló un proceso químico para aplicarlo a los vasos sanguíneos. Trabajó con el profesor de química de la UBC, el doctor Stephen Withers, y con los coautores del estudio, el candidato al doctorado Daniel Luo y la reciente doctora en química Erika Siren.

El pensamiento de la doctor Siren sobre la ingeniería de la superficie celular se inspiró en una visita a una instalación de trasplantes de la Columbia Británica.

"Recuerdo que vi un órgano en una solución y pensé: 'Aquí hay una ventana perfecta para diseñar algo bien' --recuerda--. No hay muchas situaciones en las que se disponga de esta hermosa ventana de cuatro horas en la que el órgano está fuera del cuerpo y se puede diseñar directamente para obtener un beneficio terapéutico".

El trabajo de los doctores Jonathan Choy y Winnie Enns, de la Universidad Simon Fraser, confirmó que una arteria de ratón, recubierta de este modo y trasplantada después, presentaría una fuerte resistencia a largo plazo a la inflamación y el rechazo.

El doctor Caigan Du, de la UBC, y la doctora Jenny Zhang, de la Universidad Northwestern, obtuvieron después resultados similares en un trasplante de riñón entre ratones. La doctora Megan Levings, de la UBC y del Instituto de Investigación del Hospital Infantil de Columbia Británica, confirmó los resultados utilizando células inmunitarias de nueva generación.

"Nos sorprendió la capacidad de esta nueva tecnología para prevenir el rechazo en nuestros estudios --reconoce Choy, profesor de biología molecular y bioquímica de la SFU--. Para ser sinceros, el nivel de protección fue inesperado".

De momento, el procedimiento sólo se ha aplicado a los vasos sanguíneos y los riñones en ratones. Los ensayos clínicos en humanos podrían tardar aún varios años. Aun así, los investigadores son optimistas de que podría funcionar igualmente bien en pulmones, corazones y otros órganos, lo que sería una gran noticia para los futuros receptores de órganos donados.