Publicado 08/10/2020 07:51CET

¿De qué dependen entender el llanto de un bebé?

Bebé llorando
Bebé llorando - PIXABAY - Archivo

   MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Los cuidadores aprenden a descifrar las diferencias en el llanto de los recién nacidos a través de una combinación de instintos y experiencia, según un nuevo estudio en roedores que publica la revista 'Nature'.

   Comprender el significado específico de las expresiones vocales de un bebé es fundamental en el cuidado de niños para humanos y otros animales, explican los expertos. Sin embargo, cada bebé tiene su propio conjunto de llantos, por lo que los padres más exitosos deben aprender rápidamente a reconocer variaciones sutiles de angustia y otros tipos de llamadas.

   Dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York, el estudio mostró que las hembras se apresuraron instintivamente a buscar a los bebés que lloraban, incluso si nunca antes habían tenido cachorros. Además, ciertas células nerviosas de la corteza auditiva, la parte del cerebro que procesa el sonido, se activaron cuando los ratones escucharon los lamentos.

   El estudio también mostró que los ratones experimentados como "niñeras" reconocieron más variaciones de llantos que eran llamadas de atención que los ratones con poca experiencia en el cuidado de niños. El último grupo solo respondió a una pequeña gama de gritos.

   Sin embargo, a medida que los animales inexpertos pasaban más tiempo viviendo con un cuidador veterano, pudieron reconocer una variedad más amplia de llantos y recuperarían rápidamente a los bebés.

   "Nuestros hallazgos muestran que, si bien algunas habilidades parentales son innatas, existe una curva de aprendizaje significativa --señala la autora principal del estudio, Jennifer Schiavo, becaria predoctoral en el Instituto Skirball de Medicina Biomolecular en el NYU Langone Health--. Para las madres ratones, y posiblemente también para los humanos, la experiencia ganada con esfuerzo es importante".

   La investigación también afirma el papel de la hormona oxitocina en el aprendizaje del comportamiento de los padres. El equipo demostró previamente que cantidades adicionales de la sustancia química, mejor conocida por su papel en la lactancia materna y el vínculo entre padres e hijos, mejoran el reconocimiento de las llamadas de angustia de los cachorros apenas audibles.

   En el nuevo estudio, cuando los investigadores bloquearon la oxitocina, las niñeras experimentadas solo recuperaron cachorros que lloraban tan poco como el 40 por ciento del tiempo, en comparación con más del 80 por ciento cuando los niveles hormonales se dejaron tranquilos.

   De manera similar, sin oxitocina, las células de la corteza auditiva no respondieron a una gama más amplia de llamadas de angustia, incluso después de que los ratones observaron la crianza de madres con más experiencia. Según Schiavo, esto sugiere que la oxitocina ayuda a reconectar el cerebro y a prepararlo para aprender nuevas habilidades con mayor facilidad.

   Para el estudio, los investigadores midieron el número promedio de sílabas en los gritos de "ven a buscarme" de docenas de cachorros de ratón para determinar la versión estándar de la llamada. Luego, el equipo aceleró o ralentizó las grabaciones de los gritos para crear alteraciones que caían fuera del rango típico. Estos clips de audio modificados fueron doblados sobre los gritos naturales de los cachorros.

   Los autores del estudio solo compararon a los cuidadores expertos y sin experiencia, ninguno de los grupos había tenido sus propios cachorros, con el fin de distinguir los elementos instintivos de los aprendidos de la crianza, sin que el embarazo complicara el asunto.

   Descubrieron que las células cerebrales de las niñeras experimentadas se activaron en respuesta a las llamadas normales y, en consecuencia, esos ratones recuperaron a los cachorros más del 80 por ciento de las veces. Mientras tanto, las células cerebrales de las nuevas niñeras no respondieron a las llamadas normales, y estos ratones solo recogieron a los cachorros alrededor del 33 por ciento de las veces.

   El estudio también mostró que los novatos pueden aprender a reconocer llamadas alteradas con el tiempo, con tasas de recuperación de cachorros de hasta el 75 por ciento. En comparación, las niñeras experimentadas que escucharon las llamadas modificadas por primera vez tuvieron una tasa de recuperación de solo el 14 por ciento.

   "Nuestro estudio proporciona una nueva perspectiva sobre cómo el cerebro aprende nuevas habilidades --resalta el autor principal del estudio, Robert Froemke, profesor asociado en el Instituto Skirball de Medicina Biomolecular en NYU Langone--. Hay una comprensión incorporada que sirve como base para desarrollar comportamientos más complejos en los roedores".

   Agrega que a continuación, el equipo de investigación planea investigar si los ratones sin experiencia aprenden observando pasivamente a las madres o si están entrenados activamente para responder a llamadas inusuales. Froemke también se desempeña como profesor asociado en los departamentos de otorrinolaringología, cirugía de cabeza y cuello, y neurociencia y fisiología en NYU Langone.

Contador

Lo más leído en...

  1. 1

    Simón ve "una pequeña tendencia ascendente" y advierte de un posible aumento en línea con la situación europea

  2. 2

    Por qué el riesgo de fallecer se duplica en caso de coexistir la COVID-19 y la gripe estacional: ¡Hay que vacunarse!

  3. 3

    Sanidad notifica 37.889 nuevos casos de COVID-19 este fin de semana, 3.750 en 24 horas, y 217 muertes más

  4. 4

    España fue el país de la UE con mayor exceso de mortalidad en primavera, con 48.000 defunciones más

  5. 5

    Encuentran una posible explicación al proceso que agrava la esclerosis múltiple