Publicado 21/02/2022 17:07

Demuestran la efectividad y seguridad a corto largo plazo de ustekinumab en pacientes con enfermedad de Crohn

Archivo - Intestino
Archivo - Intestino - HEY PAUL STUDIOS - Archivo

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

Ustekinumab es efectivo y seguro como tratamiento a corto y largo plazo en una cohorte de pacientes con enfermedad de Crohn refractaria en la práctica clínica real, según un estudio publicado en la revista 'Inflammatory Bowel Diseases', llevado a cabo por investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Hepáticas (CIBERHD).

Ustekinumab es un anticuerpo monoclonal IgG1 totalmente humano que se une específicamente a la subunidad proteica p40 de las citocinas IL-12 e IL-23. La eficacia y seguridad del tratamiento con ustekinumab en pacientes con enfermedad de Crohn de moderada a grave se demostró en los ensayos clínicos, lo que ha llevado a la aprobación del fármaco para su uso en la práctica clínica.

"Tras la aprobación de un fármaco para una determinada indicación, se necesitan grandes estudios que confirmen el beneficio del fármaco (efectividad y seguridad) en la práctica clínica real", aseguran los investigadores principales, Javier P. Gisbert, jefe de grupo del CIBEREHD en el Hospital Universitario de La Princesa, y María Chaparro, del mismo grupo, junto con Manuel Barreiro, investigador del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago.

ESTUDIO 'SUSTAIN'

El estudio 'SUSTAIN' ha sido el estudio más amplio realizado hasta el momento sobre la efectividad y seguridad del tratamiento con ustekinumab en la enfermedad de Crohn en la práctica clínica habitual, tanto por el número de pacientes incluidos como el tiempo de seguimiento.

Se incluyeron un total de 463 pacientes con enfermedad de Crohn activa procedentes de 61 centros españoles. La mayoría de los pacientes (96%) habían recibido tratamiento previo con fármacos biológicos; el 31 por ciento había recibido 3 biológicos antes del tratamiento con ustekinumab. Además, un tercio estaba en tratamiento con inmunosupresores concomitantes, y casi el 50 por ciento habían sido intervenidos previamente por la patología. Tras la inducción con ustekinumab, el 56 por ciento de los pacientes había alcanzado la remisión.

Con respecto al beneficio del tratamiento a largo plazo, tras una mediana de seguimiento de 15 meses, la mayoría de los pacientes (77%) continuaban con el tratamiento. El hecho de haber sido sometido a una resección intestinal previa y el tratamiento concomitante con esteroides en el momento del inicio de ustekinumab (lo que traduce un grupo de pacientes con una enfermedad más agresiva) se asociaron con una mayor probabilidad de interrumpir el tratamiento a largo plazo.

Es de destacar que la administración concomitante de inmunosupresores no pareció aportar un beneficio adicional al tratamiento con ustekinumab. Finalmente, el perfil de seguridad de ustekinumab fue bueno, de acuerdo con lo publicado previamente.