Publicado 11/09/2021 08:14CET

Demasiado tiempo libre puede ser casi tan malo como demasiado poco

Hombre paseando con un libro.
Hombre paseando con un libro. - PIXABAY

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

A medida que aumenta el tiempo libre de una persona, también lo hace su sensación de bienestar, pero sólo hasta cierto punto. Demasiado tiempo libre puede ser también algo malo, según una investigación publicada por la Asociación Americana de Psicología en el 'Journal of Personality and Social Psychology'.

"La gente suele quejarse de estar demasiado ocupada y expresar su deseo de tener más tiempo. Pero, ¿se relaciona realmente más tiempo con una mayor felicidad? Descubrimos que la escasez de horas discrecionales en el día da lugar a un mayor estrés y a un menor bienestar subjetivo --relata la doctora Marissa Sharif, profesora adjunta de marketing en The Wharton School, en Estados Unidos, y autora principal del trabajo--. Sin embargo, aunque tener poco tiempo es malo, tener más tiempo no siempre es mejor".

Los investigadores analizaron los datos de 21.736 personas que participaron en la Encuesta sobre el Uso del Tiempo en Estados Unidos entre 2012 y 2013. Los participantes proporcionaron un recuento detallado de lo que hicieron durante las 24 horas anteriores -indicando la hora del día y la duración de cada actividad- e informaron sobre su sensación de bienestar.

Descubrieron que, a medida que aumentaba el tiempo libre, también lo hacía el bienestar, pero se estabilizaba a partir de las dos horas y empezaba a disminuir a partir de las cinco. Las correlaciones en ambas direcciones fueron estadísticamente significativas.

Los investigadores también analizaron los datos de 13.639 estadounidenses que trabajaban y que participaron en el Estudio Nacional del Cambio de la Fuerza Laboral entre 1992 y 2008. Entre las muchas preguntas de la encuesta, se preguntó a los participantes sobre su cantidad de tiempo discrecional (por ejemplo, "De media, en los días en que está trabajando, ¿cuántas horas [minutos] dedica a sus propias actividades de tiempo libre?") y su bienestar subjetivo, que se midió como satisfacción vital.

Una vez más, los investigadores descubrieron que un mayor nivel de tiempo libre se asociaba significativamente con un mayor nivel de bienestar, pero sólo hasta cierto punto. Después, el exceso de tiempo libre no se asociaba a un mayor bienestar.

Para profundizar en el fenómeno, los investigadores realizaron dos experimentos en línea con más de 6.000 participantes. En el primer experimento, se pidió a los participantes que imaginaran que disponían de una determinada cantidad de tiempo discrecional cada día durante al menos seis meses. Fueron asignados aleatoriamente a tener una cantidad de tiempo discrecional baja (15 minutos al día), moderada (3,5 horas al día) o alta (7 horas al día) y se les pidió que informaran sobre el grado de disfrute, felicidad y satisfacción que experimentaban.

Los participantes de los grupos de tiempo discrecional bajo y alto informaron de un menor bienestar que el grupo de tiempo discrecional moderado. Los que tenían poco tiempo discrecional se sentían más estresados que los que tenían una cantidad moderada, lo que contribuía a un menor bienestar, pero los que tenían altos niveles de tiempo libre se sentían menos productivos que los del grupo moderado, lo que les llevaba a tener también un menor bienestar.

En el segundo experimento, los investigadores analizaron el posible papel de la productividad. Se pidió a los participantes que imaginaran tener una cantidad moderada (3,5 horas) o alta (7 horas) de tiempo libre al día, pero también se les pidió que imaginaran que empleaban ese tiempo en actividades productivas (por ejemplo, hacer ejercicio, pasatiempos o correr) o improductivas (por ejemplo, ver la televisión o usar el ordenador).

Comprobaron que los participantes con más tiempo libre presentaban niveles de bienestar más bajos cuando realizaban actividades improductivas. Sin embargo, cuando realizaban actividades productivas, los que tenían más tiempo libre se sentían igual que los que tenían una cantidad moderada de tiempo libre.

"Aunque nuestra investigación se centró en la relación entre la cantidad de tiempo discrecional y el bienestar subjetivo, nuestra exploración adicional sobre cómo los individuos gastan su tiempo discrecional resultó reveladora --señala Sharif--. Nuestros resultados sugieren que acabar con días enteros libres para llenarlos a discreción puede hacer que uno sea igualmente infeliz. La gente debería esforzarse por tener una cantidad moderada de tiempo libre para gastarlo como quiera".

En los casos en que las personas se encuentran con una cantidad excesiva de tiempo discrecional --añade--, como la jubilación o el haber dejado un trabajo, nuestros resultados sugieren que estas personas se beneficiarían de pasar su nuevo tiempo con un propósito".

Contador