El déficit de vitamina D se acentúa en otoño e invierno: qué provoca y cómo revertirlo

Frío, invierno, piel
PIXABAY - Archivo
Publicado 15/10/2018 17:03:19CET

MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las bajas temperaturas acaban de instalarse en España, lo que significa que las horas de sol se reducen drásticamente, igual que el tiempo que una persona pasa al aire libre. Además, vuelven a utilizarse prendas que cubren una superficie corporal extensa.

La reducción de la exposición solar provoca déficit de vitamina D, un "nutriente esencial y con una función determinante en la salud ósea", según explica la Asociación Española de Pediatría. El comité propone el aporte de 400 U/día en los niños menores de 1 año y de 600 u/día a partir de esa edad.

Otras recomendaciones incluyen exponer al sol un 10 por ciento de nuestro cuerpo durante 130 minutos, aunque hay que tener en cuenta la hora de la exposición. Así, a las 10 de la mañana se necesitaría una exposición de 9,7 horas y a las 4 de la tarde solo se necesitarían 6 horas.

Sin embargo, "en primavera y verano se estima que las cifras en suero de vitamina D obtenida a través de la exposición solar están en torno a 1000 UI/día. Por el contrario, en otoño e invierno las cifras están en torno a 220 UI/día, que es solo una cuarta parte de los niveles recomendados", explica el médico de familia del consultorio médico Alameda de Osuna (Madrid), el doctor Arturo Pretel.

España registra una media de más de 3.000 horas de sol al año, pero un 84 por ciento de la población joven y sana, en torno a los 26 años, tiene déficit de vitamina D, cifra que alcanza el 87 por ciento en el caso de las personas mayores de 64 años y algo más del 50 por ciento en la población general.

EL PAPEL QUE JUEGA LA VITAMINA D

- Además del ya citado rol esencial en la formación de los huesos, la vitamina D es importante para prevenir la osteoporosis.

- También previene la contracción muscular.

- Es importante para regular el sistema inmunológico frente a enfermedades como la artritis reumatoide, el lupus, la esclerosis múltiple, la diabetes tipo 1 y algunos tipos de cáncer, especialmente el de mama, próstata y colorrectal.

CÓMO REVERTIRLO

- Exposición solar. La mejor manera de obtener vitamina D es la exposición solar. Las radiaciones ultravioleta, en cantidades pequeñas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), "son beneficiosas para la salud y desempeñan una función esencial en la producción de vitamina D".

No obstante, la OMS avisa de que la exposición excesiva a ellas se relaciona con diferentes tipos de cáncer cutáneo, quemaduras de sol, envejecimiento acelerado de la piel, cataratas y otras enfermedades oculares. También se ha comprobado que estas radiaciones aminoran la eficacia del sistema inmunitario.

- Suplementos. El doctor Pretel explica que durante los meses de otoño e invierno "hay que suplementar con vitamina D" a determinados pacientes.

"Deberíamos hacer un control analítico al inicio de estas estaciones. Si el paciente tiene niveles normales de vitamina D será suficiente suplementar con 400 UI/día hasta la llegada de la primavera", ha indicado el experto.

No obstante, "si el paciente ya presenta déficit de vitamina D, lo recomendable es iniciar un tratamiento con 50.000 UI/ semana durante 8 semanas hasta alcanzar cifras de vitamina D superiores a 30ng/ml, y continuar con dosis de 1.500-2.000 UI/día de mantenimiento".