¿Cómo deben dormir los recién nacidos?

Bebé durmiendo
GETTY IMAGES / ALEKSANDARNAKIC
Publicado 17/09/2018 8:47:31CET

   MADRID, 17 Sep. (EDIZIONES) -

   Cuando se es padre suelen surgir muchísimas dudas y una de las más importantes es cómo deben dormir los recién nacidos. Antes se aconsejaba que todos los bebes durmieran boca abajo, pero ahora está totalmente desaconsejado, al menos hasta los 12 meses de vida, ya que favorece la muerte súbita del lactante (SMSL).

   En una entrevista con Infosalus, la neonatóloga del servicio de Pediatría del Hospital San Rafael de Madrid, la doctora Ana Holgueras Bragado, alerta de que el síndrome de muerte súbita del lactante consiste en la muerte de un bebé menor de un año que ocurre de forma "repentina e inesperada" mientras duerme.

   Según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP), el SMSL tiene lugar además en bebés aparentemente sanos, a los que cuyo fallecimiento no se le encuentra explicación después de una investigación minuciosa, incluyendo autopsia, examen del lugar de fallecimiento y revisión de sus antecedentes clínicos. "La incidencia es de uno a tres por cada mil bebés recién nacidos", según precisa.

   "Uno de los factores que reduce el riesgo de muerte súbita del lactante es colocar a los recién nacidos boca arriba para dormir, sobre un colchón firme, evitando almohadas colchas u otros objetos cercanos a su cara. Es recomendable poner la cabeza mirando hacia un lado en caso de regurgitaciones, e ir alternando la posición para evitar deformidades craneales", sostiene la especialista del Hospital San Rafael.

   Desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) lamentan que en España la muerte súbita del lactante sea una de las causas principales de mortalidad en niños durante el primer año de vida. "Aunque su causa es desconocida, con el transcurso del tiempo se han identificado situaciones que disminuyen el riesgo del SMSL: el cambio en la posición del bebé al dormir (hay que colocarlos boca arriba) es quizá el más conocido. El uso de chupete en el momento de dormir es otro de los factores protectores".

   Por ello, aportan estos consejos para la prevención de esta muerte repentina hasta los 12 meses de edad:

   1.- Acostar al niño boca arriba: Dormir boca abajo duplica el riesgo de muerte súbita. La posición de lado tampoco es segura. La postura boca arriba es para dormir. Cuando esté despierto es recomendable que pase todos los días un rato boca abajo, con vigilancia, para facilitar el desarrollo motor.

   2.- La cuna en la habitación de los padres es el lugar más seguro para dormir: El colchón del bebé debe ser firme. Evita las sábanas o los edredones sueltos, las almohadas y los juguetes blandos en la cuna.

   3.- Mantener un estilo de vida saludable: No fumar ni beber en el embarazo ni después. Ha de procurarse que nadie fume alrededor del bebé.

   4.- Darle de mamar, si fuera posible: La lactancia materna reduce el riesgo. Se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses y complementada con otros alimentos hasta los 2 años.

   5.- No abrigar demasiado: El exceso de ropa o el calentamiento de la habitación aumentan el riesgo. Temperatura ideal entre 20 y 22 grados.

Contador