Publicado 20/05/2022 13:11

Darias ve la obesidad como "uno de los retos más importantes" y advierte de su prevalencia: "Los datos son contundentes"

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, en la jornada 'La obesidad: una prioridad política, sanitaria y social', organizada por Obesity Policy Engagement Network (OPEN) en el Congreso de los Diputados. En Madrid (España), a 20 de mayo de 2022.
La ministra de Sanidad, Carolina Darias, en la jornada 'La obesidad: una prioridad política, sanitaria y social', organizada por Obesity Policy Engagement Network (OPEN) en el Congreso de los Diputados. En Madrid (España), a 20 de mayo de 2022. - CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha apuntado a la obesidad como "uno de los retos más importantes" para la sanidad española y ha advertido sobre su prevalencia alertando de que "los datos son contundentes".

"Es uno de los retos más importantes como país: frenar el desafío de la obesidad. Los datos son contundentes. España se sitúa entre los países de la Unión Europea con mayor prevalencia de obesidad infantil: casi el 18 por ciento de nuestros niños tiene obesidad", ha explicado durante la inauguración de la jornada 'La obesidad: una prioridad política, sanitaria y social', organizada por Obesity Policy Engagement Network (OPEN) en la Sala Ernest Lluch del Congreso de los Diputados.

Al respecto, ha insistido en la importancia de "actuar" para frenar esta pandemia silenciosa. "Es una tendencia que de no actuar seguiría acrecentándose en el futuro y seguiría generando consecuencias graves de salud con el detrimento de la calidad de vida y el impacto directo en el Sistema Nacional de Salud", ha alertado.

Darias ha sostenido que la obesidad aumenta el riesgo de padecer hasta 13 tipos de cáncer y también el de sufrir futuras enfermedades cardiovasculares". "Aunque pueda parecer que no, influye no solo sobre la salud física sino sobre efectos psicosociales de la salud mental", ha apostillado.

La ministra ha asegurado que el Gobierno es "consciente" de esta situación y que está "tomando medidas" para atajar la obesidad, "especialmente entre los más jóvenes". "Si queremos garantizar una vida sana tenemos que desarrollar una respuesta nacional y coordinada frente a la obesidad, basada en la promoción de hábitos saludables en todas las etapas de la vida, la protección de personas vulnerables y la atención a sus consecuencias en los impactos en la salud", ha destacado.

Al hilo, ha recordado que el Ministerio de Consumo y el Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil están trabajando en la redacción de un nuevo plan para reducir la obesidad infantil que "pretende generar un ecosistema social favorable y que contará con acción transversal de políticas de salud". "Creo en la importancia de la prevención y el fomento de hábitos saludables. Es la mejor baza de un sistema público de salud para mejorar la calidad de vida de las personas", ha explicado.

Asimismo, ha detallado que el Ministerio está trabajando en dos nuevos planes de salud y alimentación y salud y deporte, que "refuerzan la capacidad preventiva y aportan un valor añadido en la lucha contra la obesidad en todas las edades". "Queremos reforzar la capacidad preventiva del sistema y eso pasa por activar palancas clave como el deporte y la alimentación. Tienen un impacto incalculabe para prevenir la obesidad, entre otras muchas enfermedades", ha esgrimido.

Por su parte, la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, ha compartido la opinión de Darias asegurando que la obesidad "es una problemática en la que estamos alcanzando datos más que alarmantes". "Es positivo que desde la casa de todos, como es el Congreso, sea posible debatir, exponer y poner de manifiesto cuestiones de gran calado como la salud y, en este caso, la obesidad", ha remachado.

"LA OBESIDAD ES UNA ENFERMEDAD"

La doctora Susana Monereo, responsable de la Unidad de Obesidad, Metabólico y Endocrino del Hospital Ruber Internacional de Madrid, ha insistido durante su intervención que se aborde la obesidad como "una enfermedad, no como un estado vital".

"Hablamos de estar obeso o delgado pero no como una enfermedad, como sí lo hacemos cuando tenemos cáncer o COVID-19. La obesidad es una enfermedad. Puede sonar radical o alarmista pero no debemos olvidar que ya fue considerada enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace casi 90 años y que en marzo de 2021 la Comisión Europea la clasifición como enfermedad crónica recidivante. Y, aun así, ni la población general ni muchos de los afectados ni gran parte del mundo sanitario y responsables políticos lo reconocen", ha denunciado.

Según la experta, esta falta de reconocimiento como enfermedad "hace que no lleguen a involucrarse de forma activa en el diagnóstico y tratamiento". "La obesidad no es una opción de vida, no es algo que solo afecte al aspecto estético. Es una enfermedad que incide directamente en la cantidad y calidad de vida, incrementando el riesgo de mortalidad y reduciendo la esperanza de vida en hasta 11 años", ha argumentado.

Monereo ha pormenorizado que la obesidad está relacionada con "más de 200 enfermedades". "Afecta a todas las esferas del individuo, enferma y estigmatiza, lo que se traduce en discriminación social, sufrimiento personal y esfuerzo económico extra. Aumenta las bajas por enfermedad y disminuye la productividad", ha expuesto.

De acuerdo con los datos que ha aportado, en España supone "un gasto importante, con más de 2.000 millones de euros de coste sanitario al año". "Para 2030 va a haber un sobrecoste de más de 3.000 millones. Afecta a más de la cuarta parte de la población y sigue creciendo de forma imparable", ha criticado.

Asimismo, ha afirmado que España "no escapa a esta realidad": "Superamos ya el 21 por ciento de los adultos y al 18 por ciento de niños y jóvenes. Se espera que para 2030 lleguemos al 30 por ciento, es decir, 10 millones de personas. Es una de las enfermedades más prevalentes e infravaloradas de la historia".

Por todo ello, ha exigido seguir la hoja de ruta de otros países que "ya han tomado conciencia del problema y han comenzado a adoptar medidas". "Alemania, Reino Unido, Portugal o Italia han puesto en marcha iniciativas para reconocerla como enfermedad y desarrollar estrategias para la prevención. Reconocerlo es un punto de partida muy importante para conocer su verdadero origen y abordarla de manera adecuada", ha concluido.