Actualizado 03/01/2011 17:53 CET

C.Valenciana.- Ainia investiga los alimentos del futuro a través de la nanoencapsulación de productos enriquecidos

Mujer tomando una ensalada
AINIA

VALENCIA, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Centro Tecnológico Agroalimentario (Ainia) está investigando con el apoyo del Instituto de la Mediana y Pequeña Industria de la Generalitat Valenciana (Impiva) los alimentos del futuro a través de la nanotecnología aplicada a la encapsulación de aditivos, lo que aumenta la vida útil de los alimentos, la protección de los principios activos y mejora las características sensoriales.

Con esta tecnología de vanguardia se desarrollarán familias de nuevos ingredientes funcionales y productos enriquecidos. Las investigaciones han permitido identificar los aditivos alimentarios potenciales para nanoencapsular, como vitaminas y minerales (A,B,C), aceites y ácidos grasos (Omega3, aceites esenciales), antioxidantes, extractos y compuestos bioactivos (aminoácidos), aromas como la menta, el limón o el tomillo, y enzimas.

El proyecto está permitiendo identificar las técnicas de nanoencapsulación más adecuadas, seleccionando los tipos de materiales de recubrimiento y desarrollando las tecnologías de producción de las nanocápsulas o su caracterización, entre otras, según ha informado este lunes la Generalitat en un comunicado.

"Estamos frente a un proyecto innovador, de futuro y revolucionario que una vez más sitúa a los institutos tecnológicos de la Comunidad Valenciana como referentes de innovación y de vanguardia", ha señalado el director general del Impiva, Daniel Moragues.

En este sentido, Moragues ha señalado que "desde el Consell vamos a seguir afianzando y fomentando la labor investigadora de los 14 centros tecnológicos de la Comunidad y para ello en 2011 hemos destinado 43,6 millones de euros".

La nanotecnología aplicada a la encapsulación de aditivos tiene múltiples aplicaciones para la industria alimentaria. Entre ellas, el incremento de la vida útil de los productos, la protección de principios activos, la mejora de las características sensoriales de los alimentos (color, sabor, textura, olor), el enriquecimiento de los alimentos tradicionales, etcétera.

Por ejemplo, permite obtener bebidas con calcio, condimentos enriquecidos con hierro o fósforo, alimentos funcionales enriquecidos con vitaminas y minerales.

El conjunto de actividades realizadas en el proyecto está dando pie a poner al alcance de las empresas una tecnología útil y de vanguardia para desarrollar familias de nuevos ingredientes y formulados hasta ahora no disponibles en el mercado.

Los resultados obtenidos hasta el momento han evidenciado que la nanoencapsulación posibilita una mejora de la absorción del principio activo, una protección del principio frente a factores externos como la luz, el oxígeno, pH, logrando así una estabilidad y liberación controlada del principio, así como una mejora de las cualidades sensoriales y/o funcionales de los productos.

Aunque la nanotecnología ha sido ampliamente reconocida y desarrollada en otros campos como el de la electrónica, la biomedicina, la farmacia, los materiales o el sector energético, todavía su desarrollo es incipiente en la alimentación. Sin embargo, se evidencian múltiples potencialidades de desarrollo en este sector.

Ainia lleva varios años apostando intensamente por una especialización tecnológica en el ámbito de la nanotecnología aplicada a los sectores alimentario, químico, cosmético, farmacéutico y afines. En este sentido, el instituto trabaja en nanobiosensores, en trazabilidad y envases inteligentes y en nuevos ingredientes, línea en la que se confiere el proyecto de 'Nanoencapsulados con fines alimentarios'.