Publicado 10/02/2021 18:46CET

Cumplir los objetivos del Acuerdo de París podría salvar millones de vidas al año: estas son las estimaciones

24 May 2019, Frankfurt am Main: A woman holds a sign with the inscription "Climate Justice Now" in front of the European Central Bank (ECB) during the Fridays for Future - climate strikes for the implementation of the Paris World Climate Agreement.
24 May 2019, Frankfurt am Main: A woman holds a sign with the inscription "Climate Justice Now" in front of the European Central Bank (ECB) during the Fridays for Future - climate strikes for the implementation of the Paris World Climate Agreement. - Boris Roessler/dpa - Archivo

MADRID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

La adopción de políticas coherentes con la consecución del Acuerdo de París y que den prioridad a la salud podría salvar, al año, 6,4 millones de vidas gracias a una mejor dieta, 1,6 millones de vidas gracias a un aire más limpio y 2,1 millones de vidas gracias a un mayor ejercicio en nueve países, según una nueva investigación de The Lancet Countdown on Health and Climate Change publicada en un número especial de la revista 'The Lancet Planetary Health'.

Este estudio destaca los beneficios para la salud si los países adoptan Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (CDN) que sean coherentes con el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento "muy por debajo de los 2 °C". Los países considerados en el estudio representan el 50 por ciento de la población mundial y el 70 por ciento de las emisiones mundiales: Brasil, China, Alemania, India, Indonesia, Nigeria, Sudáfrica, Reino Unido y Estados Unidos.

Los firmantes de París están actualizando y revisando sus CDN de cara a la COP26 de este año, que debían presentarse antes de finales del año pasado, y aún no se han anunciado en la mayoría de los países (incluidos seis de los nueve países incluidos en el estudio). En la actualidad, las CDN a nivel mundial no son lo suficientemente fuertes como para lograr el acuerdo de París (arriesgando un aumento de la temperatura global de más de 3°C), y los autores destacan que las vidas salvadas a través de una mejor dieta, un aire más limpio y un mayor ejercicio proporcionan otra razón para fortalecer los compromisos.

"Nuestro informe se centra en un incentivo crucial, pero que a menudo se pasa por alto, para hacer frente al cambio climático. A diferencia de los beneficios directos de la mitigación del carbono, que en última instancia son a largo plazo y se entienden en términos de limitación de daños, los beneficios colaterales para la salud de las políticas climáticas ambiciosas tienen un impacto positivo inmediato. El mensaje es contundente. Cumplir con París no solo evita que millones de personas mueran prematuramente cada año, sino que la calidad de vida de otros millones mejorará gracias a una mejor salud. Ahora tenemos la oportunidad de situar la salud en primera línea de las políticas de cambio climático para salvar aún más vidas", explica el director ejecutivo de The Lancet Countdown on Health and Climate Change, Ian Hamilton.

Para cada país, se calcularon las emisiones generadas por los sectores de la energía, la agricultura y el transporte, y las muertes anuales debidas a la contaminación atmosférica, los factores de riesgo relacionados con la dieta y la inactividad física, para el año 2040 en tres escenarios diferentes de CDN. El escenario de referencia contemplaba las políticas actuales de las CDN, el segundo escenario (escenario de las vías sostenibles) las políticas de las CDN en consonancia con el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y un tercer escenario (escenario de la salud en todas las políticas climáticas) en el que se contemplaba el beneficio adicional derivado de la incorporación de objetivos sanitarios explícitos dentro del escenario de las vías sostenibles.

En los nueve países, el escenario que cumple con el Acuerdo de París podría salvar 5,8 millones de vidas gracias a una mejor dieta, 1,2 millones de vidas gracias a un aire más limpio y 1,2 millones de vidas gracias a un mayor ejercicio. La adopción de la vía más ambiciosa, con objetivos sanitarios explícitos dentro de las CDN, podría dar lugar a una reducción adicional de 462.000, 572.000 y 943.000 muertes anuales atribuibles a la contaminación del aire, la dieta y la inactividad física, respectivamente.

Los autores señalan que el número de muertes evitadas gracias a la contaminación atmosférica, la dieta y la actividad física se modelaron por separado, por lo que no pueden sumarse, ya que no pueden tener en cuenta el cruce de muertes potenciales evitadas debido a la contaminación atmosférica, la mejora de la dieta y el aumento del ejercicio. Dado que el estudio de modelización se proyecta hacia posibles escenarios futuros, también señalan que las estimaciones se basan en varios supuestos de futuras tendencias demográficas y socioeconómicas.

TODOS LOS PAÍSES SE BENEFICIAN MÁS DE LAS MEJORAS EN LA DIETA

Los países que más se benefician de las mejoras en la dieta, en términos proporcionales, son Alemania, con 188 muertes evitadas por cada 100.000 habitantes al año, seguida de Estados Unidos, con 171 por cada 100.000, y China, con 167 por cada 100.000.

La carencia de frutas, verduras, legumbres y frutos secos, en conjunto, es un problema de salud mayor que el riesgo asociado al consumo excesivo de carne roja, según los resultados. La primera representa el 30 por ciento de las muertes evitadas, mientras que la segunda contribuye en un 22 por ciento.

Algunos países han redoblado sus esfuerzos desde que se realizó el análisis: Reino Unido y la Unión Europea (UE) han presentado objetivos más firmes de CDN, y China ha anunciado su compromiso de lograr la neutralidad de carbono antes del año 2060. El gobierno de Joe Biden y Kamala Harris en Estados Unidos ha prometido comprometerse a lograr la neutralidad de las emisiones para el año 2050.

Sin embargo, el informe advierte de que "incluso con estos nuevos anuncios, el mundo aún no está en camino de cumplir los objetivos del Acuerdo de París y todavía se enfrentaría a un calentamiento de 2,5 °C para finales de siglo".