Actualizado 06/10/2011 17:25:35 +00:00 CET

Un cuestionario permite diagnosticar el eccema de manos y antebrazos con apenas dos preguntas

Ana Gimenez-Arnau
EUROPA PRESS

MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de dermatólogos del Hospital del Mar de Barcelona, en colaboración con la farmacéutica Bayer, han elaborado la versión en castellano del cuestionario 'Nordic Occupational Skin Questionnaire' (NOSQ), con el que es posible diagnosticar el eccema de manos y antebrazos con sólo dos preguntas de rastreo.

Las enfermedades de la piel suponen entre el 9 y el 35 por ciento de todas las enfermedades profesionales, de los cuales el 95 por ciento son eccemas de contacto, y se caracteriza por manchas rojas, ampollas o bolitas de agua, fisuras o grietas que pican o duelen.

Para estos casos, sin embargo, ni dermatólogos ni médicos de medicina laboral contaban con un cuestionario validado en castellano que les permitiera determinar su detección.

El trabajo coordinado por la doctora Ana Giménez-Arnau ha hecho posible adaptar al castellano las 12 preguntas de dicho cuestionario internacional, que incluye "únicamente" dos preguntas de rastreo de eccema de manos y antebrazos: '¿Ha tenido alguna vez eccema en las manos?' y ¿Ha tenido alguna vez eccema en las muñecas o en los antebrazos?'.

Según explica esta experta, estas dos cuestiones permiten "rastrear con una herramienta válida a aquellos profesionales que puedan sufrir eccema de manos", ya que son casos que "requerirán un diagnóstico etiológico y el desarrollo de medidas terapéuticas y preventivas, lo que puede tener o no implicaciones laborales dependiendo del tipo de trabajo que realice el paciente".

En cuanto al tratamiento del eccema, dependerá de la fase en que se encuentre y de su cronicidad, así como de la respuesta a tratamientos previos.

En principio, el tratamiento más estandarizado y recomendado es el empleo tópico de corticosteroides, pero "no es el único, ya que el correcto manejo del eccema de manos pasa por un estudio etiológico para poder desarrollar maniobras que eviten el factor desencadenante", asegura la doctora Giménez-Arnau.

Antes de poner en marcha este cuestionario, ya se había llevado a cabo un estudio prospectivo piloto previo, que incluyó a 80 trabajadores de empresas de limpieza, que permitió tipificar el patrón oro o patrón de referencia adecuado para validar las preguntas de rastreo del eccema de manos incluidas en la versión corta del NOSQ.

En el estudio se observó una sensibilidad del cien por cien, y una especificidad también total de la pregunta de detección de eccema de manos respecto a la historia clínica: del 75 por ciento y del 68,8 por ciento respecto a la exploración del médico de empresa; y del 76,5 y el 69,8 por ciento respecto a la evaluación del dermatólogo.

VALIDACIÓN DEL CUESTIONARIO

Una vez tipificado el patrón oro, el nuevo estudio tenía como objetivo validar las preguntas destinadas a la detección de eccema de manos/antebrazos incluidas en la versión corta del NOSQ-2002, adaptado transculturalmente del inglés al castellano, y evaluar la capacidad del cuestionario para identificar a las personas afectadas de eccema de manos y antebrazos (independientemente del origen laboral del mismo).

Para ello, se llevó a cabo un estudio observacional retrospectivo que incluyó una muestra de 2.546 personas visitadas en la consulta de eccema y alergia cutánea del Servicio de Dermatología del Hospital del Mar (2004-2009) por problemas cutáneos que requerían pruebas complementarias.

En el estudio se calculó la sensibilidad, la especificidad y el valor predictivo positivo o negativo de las preguntas del NOSQ relativas al eccema de manos (D1) y al eccema de antebrazos (D2), utilizando como patrón oro los datos de la historia clínica y laboral, las pruebas complementarias, la localización y el diagnóstico final reflejados en la historia hospitalaria del paciente y en el software especializado para eccema.

La edad media de los pacientes incluidos en el estudio fue de 52,6 años, la mayoría mujeres (69,1%) y con un nivel de estudios primario (44%). La sensibilidad y la especificidad de las preguntas D1 y D2 calculadas de forma conjunta de los pacientes por intención de tratar (ITT) fue del 96,5% y del 66,7%, respectivamente; y por protocolo (PP) del 96,5% y del 75,2%.