Publicado 20/01/2021 08:33CET

¿Cuándo nos sentimos cómodos hablando de la muerte?

Entrada del Cementerio Municipal de Ciempozuelos desde la que se ve varias tumbas, durante la cuarta semana del estado de alarma decretado por el Gobierno por la crisis del coronavirus, en Ciempozuelos/Madrid (España) a 8 de abril de 2020.
Entrada del Cementerio Municipal de Ciempozuelos desde la que se ve varias tumbas, durante la cuarta semana del estado de alarma decretado por el Gobierno por la crisis del coronavirus, en Ciempozuelos/Madrid (España) a 8 de abril de 2020. - RICARDO RUBIO / EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

La aversión a pensar o hablar sobre la muerte es aún más pronunciada cuando lidiamos con la pérdida de otras personas en comparación a cuando se trata de nosotros mismos, según una nueva investigación, pero siempre se tiende a enmarcar las actitudes y emociones de una manera triste y negativa.

La enseñanza de nuevas formas más positivas de abordar estas difíciles conversaciones es el tema central de un estudio en la revista 'PLOS ONE' realizado por especialistas en cuidados paliativos de Australia.

Dirigidos por el Centro de Investigación de Cuidados Paliativos, Muerte y Morir de la Universidad Flinders (RePaDD) y Servicios Paliativos y de Apoyo, investigadores de la Universidad de Flinders, la Universidad CQ de Australia, NT Cuidados Paliativos de Australia Central y la Universidad de Tecnología de Sydney, encuestaron a 1.491 personas sobre el uso del lenguaje para expresar sus sentimientos y percepciones sobre la muerte y la agonía.

Los encuestados estaban inscritos en el 'Dying2Learn', un curso masivo abierto en línea de seis semanas desarrollado en la Universidad de Flinders para fomentar la conversación abierta sobre la muerte y el morir.

El análisis del contenido emocional de las palabras utilizadas por el grupo mostró que al final del curso los participantes podían utilizar "palabras más agradables, más tranquilas y dominantes (en control) para expresar sus sentimientos sobre la muerte", concluyen los investigadores.

"En una población que envejece, cuando nuestros ancianos y enfermos terminales a menudo son atendidos por profesionales de la salud en el cuidado residencial en lugar de en el hogar, podemos pasar por la vida sin realmente discutir o presenciar el final de la vida", apunta la autora principal, la doctora Lauren Miller -Lewis, investigadora asociada de la Universidad de Flinders y profesor de psicología positiva de la CQUniversity.

"Abordar y cambiar estas perspectivas ayudará a la comunidad a planificar y gestionar las necesidades y expectativas futuras de atención al final de la vida, mejorar la atención del paciente y la familia, incluida una mayor preparación para la muerte, y también ayudará a desarrollar servicios de salud futuros", aseguran.

"Las palabras no son neutrales, por lo que comprender las connotaciones emocionales vinculadas a las palabras que usamos podría ayudar a guiar las conversaciones sobre cuidados paliativos", reconoce la doctora Miller-Lewis.

Un nuevo recurso interactivo en línea se lanzará en el sitio web del CareSearch a mediados de 2021 utilizando conocimientos, comentarios y sugerencias del programa 'Dying2Learn' para "ayudarnos a todos a poder comenzar y responder a conversaciones sobre la muerte y el morir con nuestra familia, nuestros vecinos y compañeros de trabajo".

La profesora de Flinders Jennifer Tieman, directora del centro RePaDD e investigadora principal del 'Dying2Learn', dice que el nuevo contenido web ayudará a la comunidad a sentirse más cómodos pensando y hablando sobre la muerte y el morir como parte de la vida.

El profesor Tieman dice que estudios adicionales que utilicen el análisis de sentimientos podrían proporcionar información valiosa sobre la forma en que las personas se sienten acerca de este problema y otros temas, incluidos los cuidados paliativos, la planificación avanzada de la atención, la muerte asistida voluntaria y el COVID-19.

El coautor Trent Lewis, científico informático de la Universidad de Flinders, dice que el sentimiento automatizado o el análisis emocional de las palabras utilizadas mostraron un mayor beneficio para los participantes más jóvenes del curso que mostraron un mayor aumento en agrado (valencia) y dominio (poder o control) al final del curso, mostrando el beneficio de obtener conocimientos sobre cómo aceptar la muerte más emocionalmente.

"Muestra cómo el público en general puede lograr la aceptación de la muerte como una parte natural de la vida al aprender a discutir y abordar abiertamente estos sentimientos y actitudes", dice.

El estudio también encontró diferencias entre la forma en que los participantes del curso describieron los sentimientos hacia la muerte y la muerte de otras personas en la comunidad en comparación con los suyos propios, con 'tristeza', 'miedo', 'temor' y 'pérdida' más comunes que su propia preferencia por palabras menos negativas emocionalmente como 'inevitable', 'paz' y 'natural'.

"La suposición era que otros sienten más negativamente acerca de la muerte que ellos mismos --dice Lewis--. Esto podría afectar nuestra voluntad de iniciar conversaciones sobre la muerte con otros. ¿Lo evitamos porque pensamos que otros se enojarán si lo mencionamos, y esto deja cosas importantes sin decir?", se pregunta.