Publicado 11/03/2021 15:06CET

¿Cuáles son las causas de la enfermedad renal crónica?

Día Mundial del Riñón
Día Mundial del Riñón - HOSPITAL LA LUZ

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Sociedad Madrileña de Nefrología, el doctor Fernando Tornero Molina, ha advertido, con motivo del Día Mundial del Riñón, de que la hipertensión y la diabetes, derivadas, sobre todo, de unos hábitos de vida poco saludables, son las causas más frecuentes de la Enfermedad Renal Crónica (ERC).

Según datos de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), la ERC afecta a más del 10 por ciento de la población, un 22 por ciento a los mayores de 65 años y hasta un 40 por ciento a mayores de 80 años. "En su situación final va a conducir a la necesidad de diálisis, con todos los problemas asociados a esta situación". Además del económico, ya que la ERC en diálisis afecta a un 0.2 por ciento de la población, consume un 2 por ciento de los recursos, "hay que añadir el problema del mal pronóstico que tiene", advierte.

"En la mayoría de estudios, la supervivencia de los pacientes en diálisis es algo superior a la del cáncer de pulmón e inferior a la del cáncer de colon. Pero, por encima de todo, la diálisis supone un trastorno fundamental sobre la calidad de vida y la perspectiva vital del paciente", asegura el doctor.

Como indica el nefrólogo, que desarrolla su labor en el Hospital La Luz, la ERC es una situación que prolonga de forma importante la vida del paciente, pero lo hace con unas limitaciones que pueden empeorar de forma significativa la calidad de vida. "La dependencia de una máquina, así como el tener que acudir a un centro de diálisis 3 veces por semana, hace que el paciente reduzca mucho su expectativa vital", lamenta el especialista, que recuerda que existen pocos trabajos que permitan compatibilizar estas situaciones.

"Aunque se han desarrollado técnicas domiciliarias que aumentan la independencia de los pacientes y fomentan el autocuidado, su uso está menos extendido de lo que nos gustaría", afirma Tornero. Por todo ello, apunta, es fundamental la concienciación de la sociedad y de las administraciones para que se desarrollen programas encaminados a fomentar una mejor integración del enfermo renal en la sociedad, facilitando su movilidad ya reducida y ayudando a la integración en la vida laboral.

"Si con estas medidas y otras muchas desarrolladas a lo largo del año conseguimos avanzar en esta línea de prevención e integración, conseguiremos hacer más agradable la vida de los enfermos renales", concluye el doctor Tornero.