¿Cuál es el origen del autismo?

autista, autismo
THINKSTOCK
Publicado 01/01/2019 7:59:34CET

   MADRID, 1 Ene. (EDIZIONES) -

   En la actualidad se desconoce una causa única que explique la aparición del Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). Sí se sabe la fuerte implicación genética en su origen, según afirma la Confederación Autismo España.

   "La gran variabilidad presente en este tipo de trastornos apunta también a la relevancia que puede tener la interacción entre los distintos genes y diferentes factores ambientales en el desarrollo del TEA, pero por el momento, estos elementos no se encuentran claramente identificados, y aún es necesaria mucha investigación al respecto", señala.

   Así, explican que el término Trastorno del Espectro del Autismo hace referencia a un conjunto amplio de condiciones que afectan al neurodesarrollo y al funcionamiento cerebral, dando lugar a dificultades en la comunicación e interacción social, así como en la flexibilidad del pensamiento y de la conducta.

   Según enumera, tiene un origen neurobiológico; acompaña a la persona a lo largo de toda su vida, aunque sus manifestaciones y necesidades cambian en función de las distintas etapas del desarrollo. Además, indica que se presenta de manera distinta en cada caso. Por eso las necesidades individuales son muy heterogéneas.

   Afecta de manera fundamental a la esencia social del individuo y a su capacidad para responder adaptativamente a las exigencias de la vida cotidiana, según sostiene, a la vez que precisa que el TEA impacta no sólo en la persona sino también en su familia, y en la calidad de vida de todos sus miembros.

   Por ello, defiende que este trastorno requiere de un abordaje integral de las necesidades de la persona, orientado a facilitar apoyos individualizados, especializados y basados en la evidencia científica que promuevan su calidad de vida y el ejercicio efectivo de sus derechos. "Es una 'discapacidad invisible' en el sentido de que no lleva asociado ningún rasgo en la apariencia externa específico, y sólo se manifiesta al nivel de comportamientos", añade.

1 DE CADA 100 NIÑOS TIENE AUTISMO

   El caso es que hoy en día 1 de cada 100 niños nace con este trastorno neurobiológico, según datos de la Asociación Española de Profesionales del Autismo (AETAPI), según apunta su presidente, Marcos Zamora, psicólogo que trabaja con personas con autismo a diario, y director general de Autismo Sevilla.

   Según reconoce, hasta ahora se tiene evidencia de que el origen del autismo tiene un componente genético, ya que por ejemplo aparece con más frecuencia en hermanos, y en el caso de gemelos más. Mayoritariamente tiene lugar en varones, con un ratio de 4 varones frente a una mujer.

   "Pero a día de hoy no se conoce el único gen que pueda explicar el desarrollo del autismo. De hecho, un porcentaje bajo del 30% puede tener alguna alteración genética conocida, pero no todos los casos presentan la misma, por lo que son distintos los genes implicados en este trastorno", agrega Zamora.

   Asimismo, subraya que el TEA es muy variado y tiene asociado muchos otros aspectos, como por ejemplo la discapacidad intelectual, la dificultad en el desarrollo del lenguaje, por ejemplo. También puede surgir asociado a un trastorno genético conocido como 'X Frágil'.

   "En los últimos años se ha empezado a hacer evidente que probablemente haya factores ambientales que puedan influir en el desarrollo del autismo, actualmente en fase de estudio, tales como la polución, o el hecho del retraso en la paternidad. Además, está más que comprobado que las vacunas no provocan autismo", añade.

CÓMO SOSPECHAR DE TEA

   El autismo actualmente se puede diagnosticar en torno a los 18-24 meses, según precisa Zamora, a través de la observación de la conducta del menor. "Se trata de menores que pueden presentar bajo interés en otros niños, no responden muchas veces al lenguaje, o incluso a su nombre cuando se les llama, así como dificultades en el desarrollo del lenguaje o de habilidades comunicativas, como gestos para señalar algo que quieren, o no muestren conductas para compartir su interés cuando algo les sorprende o les gusta, así como la ausencia de juego simbólico, creativo, con juguetes y que el juego tienda a ser repetitivo", explica.

   No obstante, el presidente de AETAPI certifica que en muchas ocasiones es complicado el diagnóstico en estas edades porque muchas de estas conductas son difíciles de observar, son sutiles. Por ello, la observación de los cuidadores es clave a la hora de ver, en el día a día, si la presencia de algunas conductas repetitivas y la ausencia de conductas sociales y comunicativas se presentan de forma permanente.

Contador